Local

Viviendas más pequeñas para combatir la crisis en Sevilla

Los promotores de vivienda le han pedido al Ayuntamiento de Sevilla que modifique su PGOU para que las VPO y los pisos de renta libre que se construyan en la ciudad puedam ser más pequeños, de una o dos habitaciones, pues afirman que así se adaptarán mejor a la demanda del mercado. Si se lleva a cabo, sería la primera gran modificación del plan de ordenación.

el 16 sep 2009 / 02:14 h.

TAGS:

El sector de la construcción necesita ayuda urgentemente para frenar la ola de despidos y cierres. Eso fue lo que los promotores le trasladaron ayer al alcalde, a quien pidieron un cambio en el PGOU para que las VPO y los pisos de renta libre se construyan más pequeños.

Los constructores podrían levantar más viviendas en sus suelos, pero éstas tendrían, al menos teóricamente, un precio más barato al contar con menos metros cuadrados. La idea lanzada por la Asociación Empresarial Sevillana de Constructores y Promotores de Obras (Gaesco) y los colegios profesionales pretende relanzar el negocio del ladrillo y facilitar el acceso a la vivienda, si bien conllevaría un cambio en el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU), aprobado en 2006.

El objetivo sería adaptar el tamaño mínimo de las viviendas protegidas y de renta libre a la demanda del mercado, que actualmente se orienta a "viviendas de unos 80 metros cuadrados de uno o dos dormitorios", según José Antonio Solís Burgos, presidente del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Sevilla. A su juicio, el número de pisos previstos podría incrementarse un 30%. "Los promotores no aspiran a ganar dinero, sino a subsistir", apostilló.

"El PGOU se basa en la familia de 1991, con 3,5 personas por vivienda, pero ahora no llega a 2,5. Lo que se demanda son pisos de 70 o 80 metros, no de 120, para jóvenes y familias monoparentales. La superficie debería bajar un 40%", argumentó Solís.

En opinión del presidente del Colegio de Aparejadores, la modificación del Plan debería ser inminente para que las infraestructuras que se construyan se adapten al número de pisos y de vecinos definitivos. Hasta ahora, lo que más abundan son las VPO de, como mínimo, 90 metros cuadrados, si bien hay promociones con 70 y 80 metros cuadrados, así como alojamientos temporales aún más pequeños.

Con todo, la propuesta lanzada en la Mesa de la Construcción, cuyos miembros se reunieron ayer con el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, no es del todo bien vista por el Consistorio. Aunque entre las medidas anticrisis presentadas por el delegado de Urbanismo, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, está "adecuar el tamaño de las viviendas a las necesidades actuales", el Ayuntamiento no baraja, en principio, cambiar el PGOU, sino aumentar la densidad edificatoria (hacer más pisos con menos metros) dentro de los márgenes que marca el Plan. Por ahora, no se prevé modificar la norma. Además, el Gobierno local consensuaría la medida con la Junta.

No obstante, tanto el presidente de Gaesco, Miguel Rus, como Solís, sostuvieron que el alcalde se mostró ayer "receptivo" ante la propuesta "porque es consciente de la necesidad de tomar medidas urgentes", apuntó el presidente de los Aparejadores, que restó importancia al hecho de que el PGOU se tuviera que modificar incluso antes de su desarrollo. "Sería un cambio modesto que aliviaría al sector", defendió.

La medida presentada por Gaesco y los colegios oficiales de Arquitectos, Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, Ingenieros Industriales, Administradores de Fincas, Aparejadores y Arquitectos Técnicos y los agentes de la propiedad, afectaría a las grandes bolsas de suelo de la ciudad y a las promociones urbanísticas, "pero con limitaciones", añadió José Antonio Solís, puesto que se podría negociar caso por caso.

  • 1