Local

Vivir cada día

el 06 nov 2012 / 19:58 h.

TAGS:

The Shine of Day *
Sección oficial. Austria 2012 90 min.
Título original: Der Glanz des Tages Dirección: Tizza Covi y Rainer Frimmel Intérpretes: Phillip Hochmair, Walter Saabel

El reencuentro entre un joven actor y su tío, un veterano artista circense retirado, y su posterior relación con un inmigrante moldavo y sus pequeños hijos, en una situación muy delicada, sirve a esta pareja de realizadores austriacos para trazar la historia de una amistad especial y presuntamente enriquecedora. La cinta está rodada en tono casi documental, como aquella serie de televisión de principios de los 80 que se llamaba Vivir cada día, donde los personajes también se interpretaban a sí mismos. No se entiende muy bien qué ha llevado a sus responsables, que lo son también del guión y de la deficiente fotografía, a interesarse por esta historia y sus personajes, y mucho menos a abordarla con unos planteamientos estéticos y narrativos tan poco atractivos. Pero lo cierto es que en principio la relación entre estas dos personas del mundo de la farándula, cuya luz del día parece ser precisamente la libertad y el sentimiento de privilegio que sienten en el ejercicio de sus respectivas profesiones, promete en un principio lo que más tarde no es capaz de cumplir, cuando se han agotado las anécdotas contadas por el personaje de más edad y la historia va desvariando y desinteresando paulatinamente, sin que se vea la hora de que toque a fin. Paradójicamente fue su actor no profesional el que se alzó en el Festival de Locarno con el premio al mejor actor.

  • 1