viernes, 19 abril 2019
23:55
, última actualización
Deportes

Vivir de las rentas deja al Betis al filo del abismo

En cuatro meses ha sumado un punto menos que en el primer mes de Liga. Otra vez tiene la zona de descenso a un solo punto.

el 05 feb 2012 / 20:39 h.

Veintiún partidos después de empezar la Liga del regreso a Primera División, el peligro del descenso vuelve a rondar Heliópolis. El Betis de Pepe Mel, este equipo de picos increíbles y un vaivén más propio de una montaña rusa que de un conjunto de fútbol, tiene la zona de descenso a un solo punto de distancia por culpa de sumar precisamente esa ridícula cantidad, un puntito, en las cuatro últimas jornadas. La reacción que exhibieron los verdiblancos ante el Valencia (2-1), el Atlético de Madrid (0-2) y el Sporting (2-0) es historia y el colchón obtenido gracias a esas victorias, también. Se ha empeñado el conjunto heliopolitano en vivir de las rentas y así no se puede ir por la vida en un campeonato que exige lo máximo en cada fin de semana, como demuestra la clasificación: ocurra lo que ocurra esta noche en el Granada-Málaga, el Betis se presentará en la jornada 23 con 23 puntos mientras que el antepenúltimo, sea el propio Granada o el Racing, lo será con 22.

La situación no es nueva para esta escuadra que de nuevo aparenta estar totalmente atascada en todas sus líneas, incluida la del banquillo. En realidad vuelve a estar como estuvo después de la increíble derrota ante Osasuna en Pamplona, en la decimoquinta jornada. Han transcurrido dos meses desde aquel 4 de diciembre en el que el Betis era 17º, con 13 puntos, mientras que Racing y Sporting, 18º y 19º respectivamente, sumaban 12. Siete partidos más tarde, el equipo de las trece barras no es cuarto por la cola sino sexto, así que disfruta de un cierto margen, pero la renta es mínima: detrás de él, aunque con los mismos puntos, aparece el Villarreal; y uno más abajo, el Racing y ya el Granada, este último con un partido menos, el que se celebra hoy.

Ahora hay que ver si el Betis reacciona como entonces. Una semana después de perder en el Reyno de Navarra con aquel gol de Nekounam en el último minuto, el equipo de Mel venció al Valencia en el descuento y se libró de caer en la zona de descenso, ya que hasta el empate lo enviaba a la antepenúltima posición. El gol de Rubén Castro en el minuto 92, sin embargo, le libró. En la próxima jornada, casualmente, visita Heliópolis otro de los grandes de la Liga: el Athletic.

El declive del Betis es consecuencia directa de su irregularidad. Hay una prueba muy patente y llamativa que habla a las claras, y a las malas, de lo que está haciendo el grupo dirigido por Mel: en el primer mes de competición, entre el 27 de agosto y el 22 de septiembre, el equipo consiguió el pleno de puntos, 12 de 12 tras batir a Granada, Mallorca, Athletic y Zaragoza; en los cuatro meses siguientes, desde el 26 de septiembre hasta el 4 de febrero, ha obtenido un punto menos, 11 en total. En cuatro partidos, por tanto, sumó un punto más que en los diecisiete siguientes, en los que el parcial es de tres victorias, las ya mencionadas, dos empates (Málaga y Sevilla) y doce derrotas.

MEL, TRISTE. El encargado de reconducir este camino tan poco lógico es Pepe Mel, obviamente. El míster verdiblanco, que tiene una semana para hacer introspección y darse cuenta de los errores de sus futbolistas y los suyos propios, aún reconocía ayer el mal cuerpo que se le había quedado: "Mal partido, mala noche, mal día. Gracias a todos por los tweets, los de ánimo y los de crítica. Os entiendo, a mí también me duele", dejó escrito en su twitter.

  • 1