Economía

Volkswagen manda al paro a 16.500 empleados temporales

Volkswagen, hasta ahora una de las compañías automovilísticas que menos se habían quejado por la crisis, anuncia que prescindirá de todos los trabajadores subcontratados y, de seguir el recorte de las ventas, no descarta acometer ajustes en la plantilla fija. Difíciles momentos para el sector.

el 15 sep 2009 / 23:20 h.

Volkswagen, hasta ahora una de las compañías automovilísticas que menos se habían quejado por la crisis, anuncia que prescindirá de todos los trabajadores subcontratados y, de seguir el recorte de las ventas, no descarta acometer ajustes en la plantilla fija. Difíciles momentos para el sector.

El fabricante automovilístico alemán Volkswagen (VW) despedirá este año a sus 16.500 empleados subcontratados a causa de la crisis que afecta al sector del motor, según anunció su presidente, Martin Winterkorn.

En una entrevista adelantada ayer por el semanario Der Spiegel, Winterkorn admite que esa medida, que afectará a todo el personal subcontratado de la empresa, no es "agradable", pero sostiene que los despidos son "inevitables". Para el personal fijo, no ve "ningún problema", aunque apunta que en el caso de que la compañía no pueda "seguir adelante", se deberá "reflexionar sobre otras cosas".

El presidente de VW rechaza, además, que su competidor Opel reciba ayudas estatales, pues considera que el Estado no debe convertirse en "una sociedad de rescate para empresas a las que posiblemente amenaza la bancarrota". Winterkorn reconoce que es "legítimo" que Berlín otorgue avales de forma "puntual" a una compañía, pero "sólo durante un tiempo de transición".

Señala que no puede valorar si Opel está amenazada por la falta de liquidez pero afirma que, si la empresa se declarara insolvente, sería algo "lamentable".

Opel ha presentado esta semana su nuevo plan de futuro para capear la crisis económica, que incluye desvincularse de su matriz, la estadounidense General Motors, algo que según Winterkorn no será fácil dada la intrincada relación forjada durante años entre ambas compañías. Ese plan lo presentará mañana al Gobierno de la canciller Angela Merkel, quien había supeditado la concesión de posibles ayudas a la compañía a que ésta se independizara de General Motors para asegurar que los fondos se invertirían en Alemania.

El ministro alemán de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, celebró que se haya definido un "nuevo concepto" para la empresa que, según los cálculos de su directiva, partirá con una necesidad de capital de 3.300 millones de euros.

Está previsto que Guttenberg debata las posibles ayudas a Opel con las autoridades de los estados federados de Hesse, Renania del Norte-Westfalia, Renania-Palatinado y Turingia, en los que se ubican las cuatro plantas de Opel en Alemania.

Según algunos medios germanos, el montante de ayudas que estudia el Ejecutivo alemán sería de 2.600 millones, que se repartirían, al 50%, entre el Estado y los estados federados.

  • 1