Economía

Voluntad pero sin presiones

Sindicatos y patronal enfilan una semana decisiva para la negociación colectiva.

el 19 mar 2011 / 20:21 h.

Gobierno, sindicatos y patronal escenificaron el consenso a inicios del mes pasado.

Ayer expiró el primer plazo que el Gobierno había dado a los agentes sociales para que consensuaran una reforma de la negociación colectiva, uno de los cambios estructurales que necesita con urgencia la economía española. Sin embargo, el Ejecutivo concedió un pequeño margen y señaló en rojo en el calendario el día 24 para acercar posturas.

La negociación colectiva afronta, pues, una semana decisiva, ya que el objetivo del presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, es llegar a la próxima cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se celebra jueves y viernes de la semana que entra con un pacto -al menos, un principio de acuerdo- bajo el brazo.

Sin embargo, ese día se acerca y patronal y sindicatos -quienes recuerdan al Ejecutivo que la negociación colectiva es cosa de dos- tienen más presentes sus divergencias que sus acuerdos.

Los líderes sindicales de CCOO y UGT han justificado que se llega a esta situación porque los patronos han extremado sus posturas en la última reunión y ayer volvieron a dejar claro que no asumirán recortes de derechos de los trabajadores ni que se aproveche la urgencia del momento para reinterpretar la negociación colectiva y colar una reforma laboral.

De todos modos, tanto el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, como su homólogo en UGT, Cándido Méndez, siguen viendo posible el acuerdo a pesar de la distancia que les separa de la patronal, tras recuperar ésta sus propuestas "maximalistas". "Creemos que es posible además de ser necesario", señaló ayer a los medios Toxo, quien interpretó la postura de la patronal como una situación "que normalmente se produce cuando se está llegando al final del recorrido".

Así, confió en que el reposicionamiento en negativo de los empresarios sea sólo una "táctica negociadora" que permita establecer un equilibrio en la negociación en los próximos días. "La reforma es necesaria, importante y muy compleja. No caben las prisas ni las posiciones extremas como algunas de las que se expresaron", apostilló Toxo.

En este sentido, aseveró que los sindicatos van a seguir trabajando con vocación de acuerdo, aunque advirtió de que la mejora de la competitividad de la economía española desde la negociación colectiva tiene que compatibilizarse con el respeto a los derechos de los trabajadores.

Por su parte, Méndez destacó la importancia de la negociación, que ha llegado a un punto en el que las posiciones se tienen que perfilar "con claridad", al tiempo que puso de manifiesto la voluntad de acuerdo de los sindicatos con propuestas que dan una respuesta "adecuada y equilibrada" a las necesidades de flexibilidad de la empresas y al acercamiento de la negociación colectiva a los centros de trabajo.

El líder de UGT resaltó la importancia de huir de "confusiones" como las de la última semana. "La negociación colectiva es una cosa y la reforma laboral otra que ya reformó el Gobierno de una forma muy desacertada".

A su parecer, ahora hay que hablar de las normas que marcan el funcionamiento de los convenios y "no intentar colar de rondón" una nueva desregulación de los derechos de los trabajadores.

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, defiende un "esquema de moderación salarial razonable" que no pierda demasiado poder adquisitivo, pero que tampoco absorba las ganancias de la productividad.

Las exigencias de la patronal para arrancar más flexibilidad en materia salarial, jornada y movilidad, entre otros, han llegado después de que el presidente del Gobierno diera un fuerte viraje tras las presiones de Alemania para que España acepte vincular la evolución de los salarios a la productividad, y no al comportamiento de los precios.

Aunque Zapatero había defendido la negociación bilateral y que los trabajadores no perdieran poder adquisitivo, es uno de los precios para que Alemania respalde el fondo europeo de rescate, dentro del Pacto por el Euro.

  • 1