Voluntarios de corazón

Carmona acogió ayer jueves la Jornada Municipal de Convivencia entre Asociaciones, en la que participaron colectivos de toda la comarca de los Alcores, y que tuvo como hilo conductor la solidaridad en materia de discapacidad.

el 04 abr 2014 / 00:06 h.

El encuentro permitió que las asociaciones conocieran mutuamente las labores que desempeñan. / Helena Peña El encuentro permitió que las asociaciones conocieran mutuamente las labores que desempeñan. / Helena Peña Al llegar al Centro de Servicios Sociales de Carmona nos recibe y saluda Daniel, un joven de 27 años natural de Mairena del Alcor. Este mairenero, discapacitado psíquico, participó activamente, como muchas otras personas, en la Jornada Municipal de Convivencia entre Asociaciones que la localidad sevillana acogió ayer jueves, en un encuentro que reunió a varios de los colectivos de voluntarios que existen en la comarca de los Alcores. Paco Conde, el presidente de la Plataforma Local de Voluntariado de Carmona explicó que el objetivo de la jornada era conseguir que las distintas asociaciones pudieran «convivir y pasar un día agradable». Según Conde, «en Carmona cuesta trabajo que las asociaciones se asienten, por eso estamos aquí, para invitarlas a que entre todos consigamos que nuestra labor tenga aún más repercusión». De esta forma, participaron asociaciones no solo de Carmona, sino de todos los pueblos vecinos porque, primitivamente, la Plataforma de Voluntariado comarcal empezó su andadura en Alcalá, pero se fue extendiendo al resto de los municipios. En esta ocasión, las jornadas tuvieron como hilo conductor el asociacionismo en materia de discapacidad, dado que Carmona acogerá en octubre un congreso regional sobre este tema. No obstante, entre los participantes se encontraban las asociaciones carmonenses de fibromialgia, de integración social del enfermo mental, así como las juntas locales de la Asociación Española Contra el Cáncer, la Asociación Promotora Laboral y Asistencial de Alcalá de Guadaíra o la Asociación Visueña de Ayuda a la Integración. Todas ellas con un lema común: «Conocernos más para compartir mejor». Y es que, a pesar de que no cuentan con recursos suficientes –la plataforma comarcal se sustenta porque cada asociación aporta 60 euros anuales–, la ilusión y la concienciación que todos los voluntarios traen consigo son una parte fundamental para conseguir que sigan adelante. Porque Paco Conde destacó que «aquí cabemos todos. Ahora somos cinco asociaciones en Carmona las que formamos parte de la plataforma, pero aspiramos a ser muchas más». En este sentido, la delegada de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Carmona, Angélica Alonso, que estuvo presente en la inauguración de la jornada, aseguró que «es necesario fomentar el asociacionismo y luchar por la integración social en una sociedad más justa y más solidaria». Es por eso que los objetivos fundamentales del encuentro, que eran crear lazos entre los voluntarios, así como trabajar en conjunto y en red, se cumplió de sobra, realizándose distintas actividades para estrechar las relaciones entre ellos. Una de las dinámicas realizadas consistía en visitar uno a uno todos los stands que se encontraban en el centro para que los allí presentes pudieran conocer de primera mano las historias del día a día de los voluntarios, como el caso de Rosario, que pertenece a la Asociación de Fibromialgia de Carmona, y que comenzó asistiendo a recibir sesiones de reiki para, finalmente, acabar impartiéndolas ella misma: «Me han operado tres veces de cáncer y la actividad de la asociación me ha ayudado mucho a recuperarme. Abrimos tres veces a la semana y ayudamos en lo que podemos a sentirse mejor a las personas que padecen dolor», afirmó orgullosa. Una labor muy similar realizan desde la Asociación Española Contra el Cáncer de El Viso del Alcor, cuyo presidente, Miguel López, padeció cáncer de colon, una experiencia que le llevó a comenzar colaborando como voluntario testimonial: «Aquí procuramos proporcionar servicios tanto al enfermo como a los familiares. Desde ayuda psicológica, pasando por material sanitario o recursos económicos si fuera necesario. Lo principal es intentar paliar el estrés que sufren los afectados de la enfermedad y allegados y, sobre todo, el miedo que sufren». Por su parte, Marco Antonio, Pilar y Rafael son voluntarios en la Asociación de Familiares, Allegados y Personas con Trastorno Mental Grave (Asaenes) de Alcalá de Guadaíra, y los tres afirmaron estar muy satisfechos con la actividad de la asociación. Realizan talleres de artesanía con cuero, cocina, baile o senderismo que imparten ellos mismos, y que a su vez, les sirve para autofinanciarse, dado que en la actualidad no cuentan con ningún tipo de subvención. En la misma línea se encuentra la recién abierta Activa 6, cuyo objetivo se centra en la integración social del enfermo mental, y que surgió como idea de tres amigas trabajadoras que vieron la necesidad de «aportar nuestro granito de arena ahora que no hay tantos recursos», señaló María del Carmen, una de las socias fundadoras de esta asociación carmonense que venía a la jornada «para darnos a conocer en una iniciativa muy positiva en la que esperamos seguir participando». Este día de convivencia se completó con ponencias sobre la situación local del asociacionismo y el voluntariado y también con la presentación de nuevos proyectos y experiencias. En definitiva, una jornada que reunió a personas que, desinteresadamente, buscan hacer del mundo un lugar mejor para quienes más lo necesitan.

  • 1