martes, 15 enero 2019
21:10
, última actualización
Cultura

«Volver sobre los viejos palos es una forma humilde y sutil de creación»

La barcelonesa Mayte Martín llenará esta noche el Lope de Vega para presentar el espectáculo ‘Por los muertos del cante’, un homenaje a las voces flamencas que le señalaron el camino.

el 16 sep 2014 / 12:00 h.

TAGS:

Mayte Martín regresa a Sevilla para rendir tributo a los grandes maestros. / Carlos Hernández Mayte Martín regresa a Sevilla para rendir tributo a los grandes maestros. / Carlos Hernández Para empezar, un título impactante: Por los muertos del cante. Y una cita con Sevilla: teatro Lope de Vega, 20.30 horas de hoy. El regreso de Mayte Martín a la capital hispalense viene en forma de homenaje muy personal. «Es un espectáculo dedicado a los cantaores desaparecidos, pero que va más allá de esto. En realidad rindo tributo a las personas que han formado parte de mi vida, que me han enseñado no solo el cante, la estructura musical y emocional del cante, sino que también me han influido a nivel ético, en la forma de enfrentarme a la vida y al arte, que al final es lo importante», asegura la artista. Un espectáculo «super desnudo», subraya, «lleno de emoción, que aparece bajo una banda sonora de recuerdos míos muy íntimos», en tanto evoca a su padre, su madre, su tío, la gente próxima «a la que he visto emocionarse escuchando a Marchena, a Valderrama o a la Niña de los Peines», dice. Los campanilleros de la Niña de la Puebla, la zambra La tana que grabó Carmen Amaya conSabicas, peteneras tientos y tangos, guajira, bulería, liviana, serrana, bambera y fandango de Frasquito Yerbagüena, la Milonga del solitario y un guiño a Manuel Pareja Obregón conforman el amplio abanico sentimental que la barcelonesa desplegará sobre el coliseo sevillano. No obstante,Martín apunta que «todos los homenajes están sutilmente enredados. Quien sepa de flamenco sabrá reconocer en qué momento me identifico con unos o con otros». A la pregunta de un periodista de por qué no incluyó un padrenuestro en el repertorio, quizá como el que popularizó en su día Manolito de María, la cantaora responde sin titubeos: «Todo este espectáculo al completo es un padrenuestro, si quieres». Conociendo su afición, cabe esperar interpretaciones fieles, pero también que su personalidad marque cada uno de estos cantes. Porque, según ella asevera, «una cosa es imitar, y otra ser vehículos a través de los cuales conservamos el clasicismo y la tradición», comenta. «En el repertorio clásico, yo no me considero imitadora. Si tienes algo que decir, puedes hacerlo a través de lo que otros han hecho antes. Crear no es solo inventar nuevas formas: se puede crear también volviendo a la malagueña de Chacón. Volver a los viejos palos es una forma de creación humilde y sutil, pero validísima», agrega. Parece imposible hablar de cante y creación y no acordarse de uno de los grandes creadores del flamenco contemporáneo, acaso el último: el indiscutible maestro Enrique Morente, de quien Mayte Martín dice sentirse «impregnada». «Ha sido un ser que no he tenido la oportunidad de conocer muy a fondo, pero creo que su manera de hacer en escena, su forma de enfrentarse al arte, dicen mucho de quién es. Sí, creo haberlo conocido a través del arte. Su sentido de la libertad y su honestidad me han servido de referencia», afirma.   GUITARRISTAS La desnudez de la que habla Martín se refiere a la escueta formación con la que saltará a las tablas del Lope. La percusión de Chico Fargas y Jose Luis Montón, Juan Ramón Caro a las guitarras. Y siendo ella misma guitarrista, cabe preguntarle qué criterio sigue para escoger las sonantas que arroparán su voz. Después de pensarlo un instante, responde: «Tengo mis compañeros de viaje, mis fieles, aquellos que con dos frases y un gesto entienden qué quiero mostrar, qué atmósfera quiero crear». «Rodearse de gente que te comprende», prosigue, que te entienda de forma rápida, fluida y sincera, que comulga con tu manera de trabajar y ver las cosas, es algo muy importante para mí. No me conformo con tener músicos a los que pago por tocar.necesito respeto y admiración mutua». Y concluye Mayte Martín: «Se trata de crear una atmósfera de unión en el escenario. crear un universo en el que, en una hora y media, todos estemos viviendo lo mismo. Es un viaje, y hay que elegir muy bien a los compañeros que vas a llevar contigo».

  • 1