Local

Vuelta a las andadas

Parecía que la dinámica del Betis estaba cambiando. El gran peso específico que tiene ganarle a su rival el Sevilla, y más de visitante, y hasta el empate ante el todopoderoso Barcelona presagiaban ese cambio y hasta se veía con optimismo el desplazamiento a Madrid para enfrentarse al Real Madrid...

el 15 sep 2009 / 23:04 h.

Parecía que la dinámica del Betis estaba cambiando. El gran peso específico que tiene ganarle a su rival el Sevilla, y más de visitante, y hasta el empate ante el todopoderoso Barcelona presagiaban ese cambio y hasta se veía con optimismo el desplazamiento a Madrid para enfrentarse al Real Madrid en el Bernabéu, donde los verdiblancos han ganado muy pocas veces a lo largo de toda su historia.

Con las previstas rotaciones de Juande Ramos de cara al partido de Liga de Campeones con el Liverpool, había quien pensaba que esa empresa de puntuar en Madrid no entraba en lo imposible.

Ridículo. Después vino el 6-1 y el ridículo, aunque esta palabra no le gustara al técnico verdiblanco, Paco Chaparro. Solo con ver las acepciones que tiene en el diccionario la mencionada palabra, y una vez vistos el juego y la actitud mostrada en cuanto al juego en su conjunto y en individualidades, no me cabe otra más suave, como a muchas aficionados que se dieron cita en las gradas del estadio capitalino.

Por suerte... Menos mal que sobró el segundo tiempo y que los equipos, con 6-1 en el marcador, se lo tomaron como un mero paso de minutos y sin entrar en muchas discusiones futbolísticas, porque de lo contrario ahora estaríamos hablando de una derrota de esas que hacen historia y que de verdad escuecen y mucho a los aficionados.

Reflexión. El resultado y el juego no hay quien ya los cambie. Sí y mucho deben cambiar los jugadores para el partido del domingo ante el Villarreal porque de nuevo vuelven las dudas en todos los frentes del equipo, como el entrenador y determinados futbolistas. Hay una semana para el trabajo, la reflexión, la serenidad y pensar que una imagen como la de Madrid nunca más se debe dar.

  • 1