Deportes

Vuelta de honores y de adioses

Sólo el árbitro protestó por la fiesta que organizó el Betis. El público no se quejó, sino que aclamó a sus héroes. Y a uno lo despidió: Belenguer.

el 04 jun 2011 / 22:04 h.

Emana dice adiós junto a Palmerín.
Hernández Hernández no formó ningún lío, pero en el acta se ceba con el Betis por regar el césped y provocar que el encuentro empezase "con un minuto de retraso" por los actos festivos del ascenso a pesar de que el colegiado advirtió que la celebración debía comenzar "como muy tarde quince minutos antes" de las seis. El puntilloso árbitro canario fue el único que no disfrutó de los actos organizados por el club verdiblanco para celebrar con sus aficionados el regreso a la división de honor: el aplauso a los siete conjuntos de la cantera que se han proclamados campeones esta temporada; el homenaje a Alfonso Pérez Muñoz, que casi es atropellado por los dos equipos por las prisas del trencilla para empezar el choque...

Tras el partido, los futbolistas dieron una vuelta de honor algo desorganizada y con una megafonía horrible pero en todo caso muy aplaudida. Fueron aclamados Emana, Iriney, Mel... y Belenguer, que así lo recogía en su twitter: "No se me ocurre mejor manera de despedirme del Betis. Lo que no tiene precio son los comentarios de mis compañeros. No los olvidaré nunca y demuestran que todo ha valido la pena. Orgulloso de ver cómo han evolucionado en un año, espero que nunca dejen de hacerlo". Y mientras, en el palco, Rafael Gordillo contemplaba todo junto al hijo y el hermano de Juan Manuel Gómez Porrúa.

  • 1