Local

Vuelve al marisco por Navidad

La Trastienda (Alfalfa). Lo que nos gusta es lo más simple, pero lo más difícil, marisco fresco y buen jamón, Galicia y Andalucía.

el 21 dic 2013 / 00:01 h.

TAGS:

La Trastienda, que cumple el 3 de enero 20 años, es un lugar acogedor donde sirven grandes productos. La Trastienda, que cumple el 3 de enero 20 años, es un lugar acogedor donde sirven grandes productos. Aunque no están los tiempos para muchos homenajes marisqueros ¿a quién no le gusta un día? En La Trastienda no hay, ni más ni menos, que la típica cervecería sevillana de las que gustan de verdad, no hablamos de esas nuevas cervecerías alicatadas hasta el techo con luces de hospital, sino una bar-bar, con buenos profesionales y un producto espectacular. El negocio abrió el 3 de enero de 1994, o sea, que en unos días cumple veinte años, que no es poco en el cambiante mundo hostelero, y más como están soplando los vientos en el sector en Sevilla en los últimos meses. Su dueño, Manolo Pérez, lleva en el tajo unos cincuenta años, desde la vieja bodeguita que su padre tenía en las Siete Revueltas. La principal virtud de La Trastienda es el producto, aquí llegan cigalas, langostinos y gambas blancas de Huelva y Cádiz, percebes, nécoras, centollas y ostras de Galicia, cañaíllas, almejas (qué tamaño), galeras, buey de mar, quisquillas de Motril, siempre dependiendo del mercado, la temporada y que se encuentre el producto de primera. Estos productos se enmascaran lo menos posible, no hay cocina, los mariscos se sirven cocidos, al vapor o a la plancha. Lógicamente estos productos hay que pagarlos, los precios aparecen en la carta dependiendo del mercado, donde la casa marca un mínimo y un máximo. gastro-tapasSi le damos la vuelta a la carta, La Trastienda ofrece también una variada selección de tapas y montaditos a precios muy asequibles, por ejemplo, entre los montaditos, todos a 2 euros, podemos degustar cosas sabrosas como el de salmorejo y salmón, el típico pepito de gambas o la melva con pimiento morrón, otros más originales como el de jamón con roquefort o el cochinillo marino (salmón y jamón). Entre las tapas Manolo destaca la aceptación de la de anchoas, dos buenas piezas sobre tostaditas de pan y regadas con aceite de oliva por 3 euros, también la ensaladilla de gambas (2 euros), y otras como la ventresca de bonito (2,50 euros), y, por supuesto, queso viejo, jamón, caña de lomo, mojama o la torta extremeña, queso cremoso que también se sirve con anchoas. Para acompañar tan atractivos manjares podemos optar por la muy fría caña de Cruzcampo o por un vino de los buenos que se copean en la casa, donde, como es lógico dada la nómina de tapas, hay varios blancos, de los que destacamos un muy sabroso verdejo de Rueda Monteblanco, de Ramón Bilbao (2 euros/copa) y el albariño Mar de Frades, que sólo se sirve por botellas a 17 euros. También hay tintos, como el riojano Viña Pomal, todo un clásico, o el ribereño Vega Real, ambos a 2,50 euros la copa. Una magnífica barra en U, de las paredes colgando, buenos perniles de la Sierra de Sevilla flanqueando la gran cañaílla y el nombre del negocio pintados en bello azul sobre azulejo blanco, poco más por las paredes, fotos y carteles cofrades, otro gran azulejo con un pescador arreglando sus redes en la playa y un ambiente muy sevillano entre los parroquianos, saludos, palmeos de espalda, alguna broma futbolera y el trato amable de los dos camareros que ayudan a Manolo a que esta nave nos lleve por los mejores puertos peninsulares. LA FICHA

  • Propietario: Manuel Pérez Ponce
  • Dirección: C/ Alfalfa, 8.
  • Teléfono: 954 210 463.
  • Horario: 12:00 a 16:00 y de 20:00 a 24:00. Descansa domingos noche
  • Precios:Caña: 1,20 euros Copa vino: 1,50/2,50 euros Tapas: 1,80 a 3,00 euros. Montaditos: 2,00 euros
 

  • 1