martes, 19 marzo 2019
22:14
, última actualización
Local

Vuelven las colas

Las rebajas de verano recuperan tímidamente su público y la euforia de las primeras horas después de la campaña escalonada del año pasado por la ley de liberalización del comercio

el 01 jul 2014 / 23:11 h.

TAGS:

El trasiego de personas a la caza de las gangas veraniegas fue constante en el mañana de ayer por las calles del Centro. / Fotos:Pepo Herrera El trasiego de personas a la caza de las gangas veraniegas fue constante en el mañana de ayer por las calles del Centro. / Fotos:Pepo Herrera Las rebajas de verano arrancaron ayer en Sevilla con el deseo de recuperar el público y la euforia propia de este periodo de descuentos –mermados el año pasado tras la implantación de la ley de liberalización del comercio que marca nuevos plazos–, y consolidar la tendencia de «recuperación paulatina» que ha experimentado el sector en los últimos meses con una subida media de las ventas de un 0,5%. El ambiente de las primeras horas así lo confirmaba. Oal menos el trasiego de bolsas por las calles del Centro, mayor con respecto a otros años. Una hora antes de las diez de la mañana ya había gente esperando a la puerta del Corte Inglés, en la plaza del Duque, para protagonizar la imagen habitual de cada 1 de julio. «Es una tradición que este año creo que va a tener más adeptos. Vamos a ser más en las tiendas, ya lo verás», anticipaba Ana, una asidua a las rebajas que acudía a comprar, sobre todo, «ropa de invierno y calzado, que lo ponen a muy buen precio». Tras protagonizar la heroica entrada entre un mar de cabezas, Ana y su amiga María del Carmen se dirigieron sin dudarlo a la planta de señoras, donde resultaba complicado moverse entre las pilas de ropa. En medio de esta escena propia de una película hollywoodiense, un grupo de dependientas trataba de explicar a las clientas que ya no quedaba la talla que buscaban, mientras que una veintena de mujeres aguardaba cola en la zona de bañadores esperando su turno para probarse. «Hay más gente que el año pasado, y sobre todo, mucho más con respecto a cualquier día normal», reconocía abiertamente una trabajadora de esta gran superficie. Por contra, las plantas dedicadas a moda de hombres y niños, al menos hasta el mediodía, estaban bastante despejadas. En el resto de las calles del Centro, como Sierpes, Velázquez y Tetuán, grandes carteles anunciaban en los escaparates rebajas de a mitad de precio y «hasta un 70 por ciento». Descuentos «muy agresivos» para este arranque de campaña en el que la patronal sevillana espera facturar 44,65 millones de euros, lo que supondrá un cuatro por ciento más con respecto a la edición del año pasado. Los reclamos acaparaban en especial la atención del público más joven, un sector poblacional que se dejó ver con facilidad en las distintas tiendas desde primera hora de la mañana. Ellos argumentaban sus compras, más allá de cualquier capricho veraniego: «Es que ahora con 100 euros te puedes comprar muchas más cosas que en cualquier momento del año. Lo hacemos en enero y en julio. Yla verdad nos tiene mucha cuenta esperar, pues sacamos provecho de hasta el último céntimo de euro», confesaba Juan, estudiante de segundo de Bellas Artes, que, cargado de bolsas, accedía con su novia a la tienda Stradivarius, esquina con la calle Rioja. En menos de una hora, concluyó la pareja, se habían gastado 70 euros y llevaban ropa «para todo el año». La imagen de largas colas se repetían en la mayoría de las tiendas de ropa y calzado, dos sectores muy demandados en este periodo de rebajas. Desde primeras horas de la mañana, había colas en los probadores y colas también para abonar la mercancía. Aunque algunos apuntaban a una nueva oleada de clientes con la llegada del fin de semana: «Suele ser el que más compras concentra», recordaba una dependienta de Blanco. Eso sí, la mayoría de comerciantes se mostraban «optimistas» con estas primeras horas, aunque no terminaban de lanzar las campanas al vuelo. Coincidían en subrayar que «habrá que esperar unos días» para saber si la campaña mantiene este ritmo del primer día: «Lo importante es que se mantenga un flujo constante y equilibrado de las ventas», señalaban desde una conocida tienda de calzados en la zona de la Campana. Mientras tanto, otros núcleos comerciantes como el de Plaza de Armas estaban algo más tranquilos. Fuentes del sector insistieron en que el gasto medio rondará los 50 euros por persona en la mayoría de los casos. El sector textil representa habitualmente el 75 por ciento de las ventas en este periodo de rebajas, siendo el calzado y los complementos los productos que suelen tener un mayor repunte de ventas. Las organizaciones de consumidores Facua y UCE-A demandaron «más controles» y sanciones para evitar fraudes a los consumidores.

  • 1