sábado, 23 febrero 2019
11:37
, última actualización
Local

Y a ti, ¿qué te pica?

¿Sufre alergia estacional? Alíviese: la primavera le va dando paso al verano y eso es mano de santo. Salvo que sea alérgico al sol, al calor o al agua. Que también los hay.

el 25 may 2010 / 20:58 h.

TAGS:

¿Los ojos como tomates? ¿La nariz como un pimiento? Aguante durante 27 días, sus síntomas se desvanecerán con la primavera. Es cierto que la congestión y el picor nasal, el lagrimeo, la tos y la dificultad para respirar condicionan la vida del alérgico primaveral. El polen, menos amigos, es capaz de hacer hasta negocios, marca tendencias: mascarillas quirúrgicas para niños con sus personajes preferidos, mascarillas para usar con gafas, mascarillas que no estropean el maquillaje... Ahora bien, aunque muy molesta, esta alergia es efímera: como el buen turrón, viene y luego se va... y vuelve cada año. También es común: uno de cada cinco sevillanos padece sus efectos... Mal de muchos, ya se sabe. Pero imagine que es alérgico al sol, al sudor, al calor... ¡Sería alérgico a Sevilla! O imagine que es alérgico a la vibración, al látex y a determinadas frutas. Quizás tendría que lamentarse entonces por su vida sexual, aunque al menos le consolaría no ser alérgico a su semen... que también lo hay.

Seguro que le sorprenderá saber que hay quien, sin ser vampiro, sale de casa sólo durante la noche. La alergia al astro rey puede producir quemaduras en la piel incluso con ropa. Por ello, no todas las reacciones que se manifiestan tras la exposición al sol son de tipo alérgico. La urticaria solar comprende trastornos en los que el sistema inmunológico del individuo es el responsable de la aparición de las lesiones. Por tanto, da igual si su piel es de esas con las que se puede hacer el chiste de la monja o el del betún: si no utiliza protección, se quemará, pero no por ello tendrá alergia solar. Además, hay quien sufre urticaria acuagénica, desencadenada tras el contacto con el agua. Aunque genera ronchas de fuerte picor, no exime la higiene diaria: así que no justifique en vano su falta de esmero personal. Pero sin duda el colmo de un sevillano es sufrir alergia al calor y al sudor: pruebe a subir a un autobús para refrigerarse y acabará rodeado de axilas por los cuatro costados... En estos tres casos se trata también de algo más que una intolerancia. De hecho, si las reacciones no son bien atendidas pueden causar la muerte.

Y aún hay más: ¿a qué es alérgico alguien que no puede subir a un autobús que sigue la línea de Ronda del Tamarguillo? Correcto, a la vibración. Y si piensa que con dicha reacción a más de uno le cambiaría la vida sexual, desconoce que hay quien es alérgico al semen, al ajeno y al propio. No obstante, los síntomas pueden mejorar exponiendo al afectado al agente, así que ya lo sabe: el semen de elefante es maravilloso para las arrugas. Además de éstas hay otras alergias raras. En 1994, Joaquín Quiralte, jefe del servicio de Alergología del Hospital Virgen del Rocío, postuló la existencia de un síndrome látex-fruta, al comprobarse que entre un 20 y un 60% de los pacientes hipersensibles al látex presentan alergia al plátano, al aguacate, a la castaña y al kiwi. Las manifestaciones pueden variar desde el síndrome de reacción oral hasta síntomas anafilácticos graves (ronchas, taquicardia, edema de glotis, vómitos, diarreas). Así, si sospecha que usted o su pareja son alérgicos al látex, olvídese de utilizar aquel de sabor tropical.

Comer también se puede convertir en un problema: el huevo, la leche, el marisco o los frutos secos son alimentos prohibidos para muchos. Además, hay quien, sin haber padecido antes este tipo de reacciones, desarrolla síntomas de asma ocupacional: debido a la almendra si trabaja en una fábrica de mantecados o al polen de palmera si su labor es podar dicho árbol. ¿Alergia al trabajo? Sí, una importante causa de absentismo laboral en la actualidad. Si tiene en cuenta que además existe la hipersensibilidad al ejercicio físico, entenderá por qué muchos aseguran haber superado su alergia a los perros. 

  • 1