Deportes

Y a todo esto, un peligroso Getafe llega esta tarde al Sánchez Pizjuán

el 18 dic 2009 / 23:41 h.

Escudé, con su máscara protectora, puede volver a jugar.

La última jornada del año 2009 para el Sevilla llega marcada por los ecos del sorteo de la Liga de Campeones. El Getafe, que años atrás ya aguó la fiesta al conjunto nervionense en estas mismas circunstancias, se presenta dispuesto a dar la sorpresa. Por suerte para el equipo de Manolo Jiménez, su victoria sobre el Sporting ha serenado las aguas tras los empates en casa, consecutivos, ante Málaga y Valladolid. Ahora, toca jugar de nuevo en el Sánchez Pizjuán, donde, si verdaderamente se quiere soñar, hay que ganar sí o sí. Una victoria permitiría cerrar el 2009 en tercera posición, tan sólo superados por Barcelona y Real Madrid.

El regreso a la convocatoria de Julien Escudé, tras su fractura de pómulo y huesos propios de la nariz; la de su compatriota Sebastien Squillaci y la de Sergio Sánchez, recuperados de sus respectivos problemas físicos, son las principales novedades de la lista de convocados. También figuran en ella -hay 19 citados- Marc Valiente y José Carlos. Jiménez, en cambio, sigue sin poder contar con los lesionados Luis Fabiano, Adriano y Duscher, sin olvidar a Fazio, Acosta y De Mul.

Escudé podría ser incluso titular gracias a su nueva máscara protectora, si bien habrá que ver el estado en que se encuentra Dragutinovic, aquejado de un enfriamiento en los últimos días, al igual que Kanouté.

ESTRECHAR DISTANCIAS. Pero ganar no sólo permitiría al Sevilla despedir el año 2009 desde el tercer puesto de la clasificación. La victoria podría estrechar la distancia respecto al Barcelona a seis puntos, toda vez que el cuadro azulgrana ya saldó su cita con el Xerez hace algunas fechas y, por tanto, ha jugado un partido más. De igual modo, la victoria podría permitir acercarse al Real Madrid, que esta noche recibe al Zaragoza, un equipo que estrena técnico y que quiere reaccionar en el Bernabéu.

Por su parte, el Getafe buscará ante el Sevilla su cuarta victoria en los últimos cinco partidos de Liga, y con la que intentará continuar su ascenso a los puestos altos de la tabla. Tras ganar a Xerez, Tenerife y Espanyol, y perder frente al Villarreal, el equipo de Míchel llega dispuesto a reforzar su historia en un campo donde la pasada campaña ya logró imponerse (0-1), gracias a un gol de Gavilán. En esta ocasión, el equipo madrileño no podrá contar con el ex sevillista Javi Casquero ni con el lateral Miguel Torres, ambos por lesión.

Para el Sevilla, la victoria tiene muchas lecturas, aunque quizá la más importante sea la de volver a sentirse como una verdadera alternativa a Barcelona y Real Madrid. Y eso, para empezar, exige hacerse fuertes en casa de una vez por todas.

  • 1