Local

Y ahora el Madrid

Les hablaba la semana pasada del Barça, de lo que se había igualado ese partido respecto a tiempos pretéritos. Pues 0-3. El Sevilla, apocado, regaló el campo, el control y el partido. Y el Barça, poderoso, tácticamente impresionante y físicamente demoledor, se lo llevó. Como antaño.

el 15 sep 2009 / 19:27 h.

Les hablaba la semana pasada del Barça, de lo que se había igualado ese partido respecto a tiempos pretéritos. Pues 0-3. El Sevilla, apocado, regaló el campo, el control y el partido. Y el Barça, poderoso, tácticamente impresionante y físicamente demoledor, se lo llevó. Como antaño. Qué pena, Manolo. Y ahora, tras la holgada y previsible victoria ante el debilísimo Partizán, un Madrid que, más que miedo, provoca hilaridad. Una plantilla construida sin criterio, jugadores viejos, soberbios e indolentes, una plaga de lesiones y el desvío de atención que supone una asamblea a priori convulsa el día del partido, sumado a la salida de Míchel con mensajes devastadores, han convertido al calificado mejor club del siglo XX en uno que no es ni el mejor de su ciudad. El Sevilla tiene una gran posibilidad de ganar en el Bernabéu, lo que, estadísticamente, resulta casi imposible (una victoria en 20 años en liga). Además le ganaría al 4º clasificado, al que, incluso, adelantaría. Pero, para ello, los de Nervión tienen que vaciarse, aparcar los errores, acertar de cara al gol y el entrenador tiene que ser valiente. Faltará Luis Fabiano, por otra de sus cada vez más comunes e injustificables idas de cabeza. Fue Jiménez el único que no apreció expulsión, y me pregunto si el técnico no le insinuó la posibilidad de que provocara la amarilla para cumplir ciclo ante el Madrid, y así utilizar su delantera favorita (Kanouté o Luis Fabiano-Renato) sin tener que dar explicaciones. La afición sueña con un triunfo, pero no encuentra motivos para el optimismo.

  • 1