Deportes

Y después del 15-J, ¿qué?

Una semana después del hundimiento del Betis -con esas dos palabras clave aparece en Youtube un vídeo demoledor-, el máximo accionista del club verdiblanco sigue refugiado en su búnker de Jabugo sin dar señales de vida ni reunir a sus consejeros para analizar la complejísima situación en que todos han quedado.

el 16 sep 2009 / 03:56 h.

Una semana después del hundimiento del Betis -con esas dos palabras clave aparece en Youtube un vídeo demoledor-, el máximo accionista del club verdiblanco sigue refugiado en su búnker de Jabugo sin dar señales de vida ni reunir a sus consejeros para analizar la complejísima situación en que todos han quedado. Sólo el aun presidente José León leyó el martes un escueto comunicado pidiendo perdón en la radio del club, desde la que el mismo lunes se empezaron a subastar las acciones de un Manuel Ruiz de Lopera "muy afectado" -así lo aseguran quienes tratan con él- por la creciente presión social y loco por sacar un buen dinero por su paquete mayoritario, ese que iban a heredar las criaturitas béticas... cuando las ranas críen pelos.

YO VOY, BETIS, EL 15-J

Y mientras Lopera calla y maquina, el beticismo se moviliza. La manifestación del próximo 15-J cuenta cada vez con más adhesiones y presumiblemente será multitudinaria, pues son inmensa mayoría los béticos que consideran que el ciclo de Lopera ha terminado y hay que articular un relevo pacífico y consensuado. Y el éxito o el fracaso de esa convocatoria ayudará, o no, a que ese relevo se produzca cuanto antes. El 15-J será el día de los béticos de base, de los que quieran reivindicar de forma civilizada un cambio en la cúpula del club. Y que sean muchos o pocos resultará de gran peso en las posteriores negociaciones que habría que entablar.

EL PRECIO A PAGAR

Porque con Lopera, más temprano que tarde, habrá que negociar si tiene que irse de forma pacífica y antes de que concluya el proceso judicial en el que se haya inmerso y se presume muy largo. Su situación ya no se sostiene y él mismo filtra que quiere vender e irse, aunque pocos se lo creen. En todo caso, habría que acordar un precio. Y en ese punto se antoja dificilísimo el acuerdo, por no decir casi imposible. A empresarios y politicos béticos de renombre se les está animando para que accedan a abanderar la laboriosa transición, que exigiría una profundísima auditoría de las cuentas del club que durante tantos años han estado enmarañadas y que puede que no la resistieran. Esta semana se presume clave en la búsqueda del 'caballo' o los 'caballos blancos' (verdiblancos en este caso) que deberían avalar un buen capital en estos momentos de crisis para hacer factible el complicado cambio.

MENOS SOCIOS

Lo que está claro es que la travesía del Betis por Segunda división en la 2009/10 será muy diferente con Lopera o sin él. Son muchísimos los béticos que ya han decidido darse de baja como abonados si Lopera continúa, y no sería de extrañar que el número de socios disminuyera de manera espectacular este verano, lo que unido al descenso de otros ingresos pinta un panorama económico desolador.

EL BULO DE SERRA

En los últimos días ha corrido el bulo de que Lopera, tras el descenso, habría contactado con Serra para ofrecerle el cargo de director deportivo, en un desesperado intento por volver a ganarse a la afición. No hay nada de eso. Sí es cierto que hace unos meses la mujer de Lopera llamó a la de Serra para tantear la disponibilidad de su marido a volver. E incluso el hijo de Serra y un sobrino de Lopera mantuvieron luego un vis a vis en tal sentido. Pero las exigencias que pensaba plantear Serra iban a ser inasumibles para Lopera, como lo eran las de la 2005/ 06, cuando el técnico balear tuvo que irse del Betis sin poder exponerle siquiera al máximo accionista el ambicioso proyecto 'Millenium' que había elaborado para estructurar al Betis como un club moderno y con futuro. Desde esa campaña no cruzan palabra Lopera y Serra, que si vuelve a Sevilla estos días será para participar en la manifestación del 15-J y no para otra cosa.

LA 'MOTIVACIÓN' DE GORDILLO

Rafa Gordillo había mostrado sus dudas a principios de la pasada semana sobre la conveniencia o no de acudir a la manifestación convocada para el 15-J. Pero cuando tuvo conocimiento de que en la radio del Betis habían tratado de manipular esas dudas a favor de Lopera, acabó por decidirse. "Hay que ver las cosas que dicen en esa radio. Ahora es cuando voy a la manifestación de todas todas", comentó el pasado sábado. Vamos, lo que se dice el tiro por la culata.

  • 1