Deportes

Y el descenso, a once puntitos

El Betis es el mejor equipo de la Liga y ya ha recorrido más de la cuarta parte del camino hacia la salvación. Para enmarcar...

el 22 sep 2011 / 23:26 h.

Santa Cruz celebra uno de sus dos goles.
Este milagro llamado Betis continúa obrando acontecimientos que van más allá de la lógica y de la comprensión humana. Hablamos de un club en concurso de acreedores, de un equipo recién ascendido y de muchos futbolistas noveles en la división de honor. Y hablamos de cuatro victorias en cuatro partidos, dos de ellos con un futbolista menos en el campo; y cuatro puntos de ventaja sobre el Barcelona, cinco más que el Real Madrid y once por encima del Athletic y de los puestos de descenso. Si esto no es un milagro, pues que venga dios y lo vea.

Detrás de este milagro hay sin embargo razones muy tangibles y muy mundanas que dan a la felicidad verdiblanca una base sólida, no sólo la simple fe. La primera es Pepe Mel, que como lea los periódicos o escuche los programas de radio igual acaba pecando de orgullo de tanto elogio como verá. La segunda es un grupo de futbolistas que traducen en el verde del campo lo que su ideólogo les dicta en el verde de la pizarra. Cuánta honradez hay en este Betis que por valiente convierte cada encuentro en un carrusel de idas y venidas, un espectáculo para la vista en estos tiempos en los que tanto cuesta gozar de un partido de fútbol en condiciones. El liderato será anecdótico, o no, o quién sabe, pero que pregunten a los béticos si lo están disfrutando. Que se lo pregunten después de cinco años de sufrimiento extremo y dos de ellos en una categoría que ahora, bajo los focos que alumbran a la élite, casi no se ve pero que fue su realidad diaria.

Roque Santa Cruz ha participado en tres Mundiales, es el pichichi histórico de la selección de Paraguay y se ha puesto la camiseta de equipos tan grandes como el Bayern o el Manchester City. En otras palabras, no es ningún don nadie del fútbol mundial. En el Betis ya ha empezado a abrillantar su amplio currículum con dos goles, pero hay otra jugada que lo define a él al mismo tiempo que al equipo donde ha llegado. Minuto 45: pierde un balón en el centro del campo pero persigue al ladrón hasta recuperar su preciada posesión junto a la mismísima línea de fondo. Honradez y solidaridad, otros dos cimientos de este milagro llamado Betis.

El Betis es el mejor equipo de la Liga española, así de sencillo y bonito. Evidentemente, no peleará por el título, pero en apenas cuatro jornadas ya ha recorrido más de la cuarta parte del camino hacia la permanencia. Y mientras tanto se ha colocado más arriba que nadie. A disfrutar se ha dicho. Y a enmarcar la clasificación, por lo que pueda pasar.

  • 1