Deportes

Y el dinero... en la cartera

Muchos sevillistas optaron finalmente por quedarse en la capital. “Por ese precio me pego un homenaje en la peña y me pongo de grana y oro”, decía un aficionado.

el 22 sep 2014 / 09:31 h.

Al relente Ninguno de los aficionados de la Peña Al Relente quiso perder detalle del partido. Foto: Inma Flores. Y los 70 euros se quedaron en casa. Con este pensamiento terminaron muchos sevillistas el día de ayer después de la victoria de su equipo en Córdoba. Muchos hubieran preferido echar la jornada de domingo en la capital cordobesa, degustar su enorme gastronomía, contemplar su rico patrimonio y pegarse una tarde fútbol en el Arcángel. Pero una sinrazón de este loco mundo del fútbol ha privado a muchos sevillanos de este plan perfecto para el último domingo del verano. No todo el mundo puede permitirse seguir al equipo de su alma por los campos de España, pero cuando se juega ahí al lado a todos les hace ilusión pegarse el capricho que en esta ocasión se había convertido en lujo por culpa de Carlos González, presidente del Córdoba. Sin Córdoba OnTour, los bares y peñas de Sevilla volvieron a llenarse de sevillistas para ver el partido de su equipo. Pipas, cerveza, café o copas largas fueron el entretenimiento perfecto para acompañar lo que a la postre fue una nueva victoria del equipo de Unai Emery. En la peña sevillista Al Relente, la segunda más antigua de todas las que forman la gran familia roja y blanca, se criticaba con fina ironía al presidente del Córdoba antes de que comenzara el partido. “Vamos a ver al equipo de los 70 euros”, comentaba ácidamente un sevillista. Al mismo tiempo, otro aficionado reconocía que por ese mismo importe se pegaba en Sevilla un homenaje de los buenos sin necesidad de alterarse lo más mínimo por no haber podido ir al Arcángel. “Por ese precio me pongo aquí en la peña de grana y oro”, aseguraba Pepe mientras apuraba su gintonic y confesaba en voz baja que el realmente es seguidor del equipo de Heliópolis. “Pero como la amistad está por encima de todo aquí estoy con mis amigos disfrutando la tarde. Y mira que aquí hay sevillistas talibanes...”. Con estos dardos a los rectores del club cordobés comenzaba el que sería el partido más serio del Sevilla hasta la fecha. Esta peña está en el corazón del barrio de Nervión y tiene el orgullo de ser la que frecuentaba el recordado Antonio Puerta ya que la había fundado su abuelo y él vivía justo al lado. Allí, con el recuerdo de la zurda de diamante comenzó la exhibición sevillista para deleite de los presentes, que propiciaron comentarios de todos los gustos. Que si el centro del campo estaba formando por dos tanques, que si Pareja por fin era un central de gran nivel, que vaya tela la generosidad de Aleix Vidal o qué bien había estado el canterano Sergio Rico fueron las opiniones más recurrentes de los sevillistas. Por supuesto, no faltaron las muestras de cariño para el camerunés Mbia. El Negro, como le gusta llamarlo a la afición sevillista, volvió a agradecer todo el cariño que recibe, regalando otro testarazo para enmarcar que supuso el 0-2 en el marcador del Arcángel. Con el partido terminado, los tres puntos en el casillero y el liderato provisional de Primera División, la peña Al Relente se fue vaciando rápidamente. Hacía fresco, llovía a ratos y la proximidad del lunes invitaba a irse a casa para acostarse pronto y descansar para la semana. Así terminó la jornada del domingo para muchos sevillistas. Felices con la victoria de su equipo y con los 70 euros en el bolsillo. Al final, fue un plan redondo.

  • 1