Economía

Y España empeora las cifras de paro y crecimiento

Salgado prevé que la tasa de desempleo siga rozando el 20%

el 06 abr 2011 / 17:56 h.

El desempleo afecta ya a más de 4,3 millones de españoles, el peor dato de la serie histórica.

Las cuentas no le salen al Gobierno, que ayer se vio obligado a rectificar y a asumir que el paro crecerá más de lo previsto, que se creará menos empleo de lo estimado y que la economía española (su PIB) avanzará a un ritmo más pausado durante los dos próximos años.

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, acompañada de su número dos, José Manuel Campa, ofreció las cifras actualizadas, que suponen elevar en cinco décimas la previsión de paro para este año, hasta alcanzar una tasa del 19,8%, mientras que ha subido un punto la de 2012, hasta el 18,5%, según la última actualización del cuadro macroeconómico.

Estas nuevas cifras siguen alejadas de las ofrecidas por el Banco de España, que estima que la tasa de paro se elevará al 20,7% este año y se moderará al 20,4% el año que viene.

Aun así, Salgado descartó la posibilidad de que se superen los cinco millones de parados. Pero sí admitió que las nuevas cifras son "más realistas" porque recogen el incremento del paro del año pasado y porque la reducción del desempleo será "progresiva".

El último cuadro macro, que el Gobierno tiene que enviar a Bruselas antes de que acabe este mes, no incluye los efectos del plan para aflorar el empleo sumergido ni los posibles impactos positivos de la negociación colectiva, que podrían mejorar la previsión de paro en el futuro.

A pesar del empeoramiento de las cifras de desempleo, el Ejecutivo mantuvo en el 1,3% la previsión de crecimiento para 2011, que también sigue bastante alejada del pronóstico del Banco de España, que apunta a un alza del 0,8%.

En este sentido, Salgado explicó que no tiene sentido comparar las cifras del Gobierno con las del supervisor y que la información disponible del primer trimestre del año es "absolutamente compatible" con las nuevas previsiones del Gobierno.

Lo que sí ha modificado el Gobierno es la composición del crecimiento, ya que eleva cuatro décimas la aportación del sector exterior y reduce cuatro décimas la de la demanda interna.

De la misma forma, redujo una décima la creación de empleo prevista para este año, hasta el 0,2%, lo que supone unos 35.000 empleos netos a tiempo completo. Según Salgado, la previsión del 1,3% es "perfectamente compatible" con una "ligera" creación del empleo del 0,2% que podría elevarse si se contabiliza la contratación a tiempo parcial.

El Gobierno también rebajó dos décimas el PIB previsto para el año que viene, hasta el 2,3%, y tres décimas el de 2013, hasta el 2,4%, y planteó un incremento del PIB del 2,6% para 2014.

Las previsiones de los dos próximos años se han revisado a la baja por lo efectos del aumento de los precios del petróleo y de los tipos de interés, que "ya se están observando", pero que tardarán tiempo en materializarse y se percibirán más en 2012 y 2013.

Y es que las autoridades europeas, que fijan las previsiones del barril de crudo y del tipo de cambio, cifran ahora en 110,7 dólares el precio del petróleo en 2011 frente a los 81,8 dólares del anterior cuadro macro, y el tipo de cambio pasa de 1,27 a 1,39.

En 2012 y 2013, la economía logrará crear empleo a ritmos superiores al 1% (1,4% en 2012 y 1,5% en 2013), aunque la tasa de paro no bajará al 16% hasta 2014, tras cerrar 2011 en el 19,8%, 2012 en el 18,5% y 2013 en el 17,3%.

En todos los ejercicios la demanda nacional aportará menos de lo esperado en septiembre, aunque será compensado por la mejor evolución de la demanda externa, que se comportará mejor de lo previsto anteriormente, mientras continúa disminuyendo la necesidad de financiación externa, hasta alcanzar el 2% del PIB en 2014.

Así, el consumo privado moderará su crecimiento en 2011 antes de empezar a evolucionar de forma más acompasada con la renta disponible, mientras que la inversión en vivienda reducirá significativamente su retroceso en 2011 y empezará a crecer moderadamente en años posteriores.

En materia de déficit, el Gobierno no ha modificado el plan de consolidación fiscal, que pasa por reducir el déficit al 6% este año, al 4,4% el año que viene y al 3% en 2013. De hecho, Salgado aseguró que los cambios en el cuadro macroeconómico no supondrán variaciones en las previsiones de ingresos y gastos, que "se van a cumplir" pese a que se ingresa menos de lo previsto como en el impuesto del tabaco.

  • 1