Deportes

Y está más cerca de Segunda B que de Primera

Es matemático en estos momentos: el Betis está más cerca del descenso a Segunda B(a cinco puntos de distancia) que del ascenso a Primera (seis puntos por arriba). Lo de Elche fue un desastre, pero no un desastre aislado, sino otro eslabón más en la cadena que va ahogando al equipo verdiblanco y a todo el club.

el 22 nov 2009 / 17:52 h.

Por mucho que duela a su orgullo, Manuel Ruiz de Lopera debería reunirse, primero, consigo mismo; y después, mediante Junta Consultiva o Asamblea Extraordinaria, con todos los que han sido algo de verdad en el Betis, en los últimos 30 o 40 años: a ver a si, de este modo, y entre todos los que quieran y lo quieran se vislumbre solución al fenomenal lío en que está metida la entidad de Heliópolis.

La situación es fácil de resumir, como la realidad no se puede ocultar: al ritmo que van los acontecimientos, no ya es que al Betis se le vayan esfumando las posibilidades de ascenso, cada día más lejanas… es que el descenso a Segunda B aparece ya como algo más próximo que el ascenso a Primera. Si todas las alertas rojas no están ya encendidas, que alguien apriete el último botón, por favor.

Tómense los resultados del Betis con los cuatro equipos que están en la cola de la Liga Adelante, en posición de descenso a Segunda B: sendos empates inmerecidos, ambos en Heliópolis, con Real Unión y Celta, que, por juego, debieron ganar esos partidos. Derrota a pulso ante el colista, Castellón. Con el Murcia aún no se jugó. Tres partidos con tres equipos en posición de descenso a la tercera categoría del fútbol español… y dos puntos de balance. ¿Alguien quiere darse por enterado?

Hipótesis con la que toca trabajar: el equipo ya se muestra incapaz de ganarle a nadie, atraviesa por un estado preagónico y, en esta situación, si yo fuera futbolista, y dando por seguras mis buenas intenciones, saltar al campo en Heliópolis me sería de auténtico espanto. Así, la visita de Las Palmas tiene pinta de infierno verde… para los jugadores del Betis que se pongan delante de su afición en La Palmera.

Únase esto con el estallido de la afición, fracturada o dividida socialmente hasta los huesos, y también con el momento de estupor explosivo que va adueñándose de unos y de otros. Resultado: más cerca de Segunda B que de Primera: vea usted, señor Ruiz de Lopera…

  • 1