lunes, 17 diciembre 2018
08:06
, última actualización
Economía

Y la antigua fábrica de Altadis como objeto de deseo comercial

Las empresas reconocen que hay interés por asentarse en los terrenos de la tabaquera pero la maraña urbanística y la próxima oferta de locales de la torre Pelli restan atractivo a esos suelos.

el 28 sep 2014 / 12:00 h.

TAGS:

La antigua fábrica sevillana de la tabaquera Altadis, que echó definitivamente el cierre a finales de 2007, está inmersa aún hoy en la maraña de la burocracia urbanística sin que se sepa qué futuro tendrá, qué negocios podrán instalarse en sus golosos terrenos, enclavados en Los Remedios, justo en la orilla del río Guadalquivir. Entrada de la antigua fábrica de cigarrillos de Altadis en la calle Juan Sebastián Elcano, cerrada desde finales de 2007. / CARLOS HERNÁNDEZ Entrada de la antigua fábrica de cigarrillos de Altadis en la calle Juan Sebastián Elcano, cerrada desde finales de 2007. / CARLOS HERNÁNDEZ El convenio que alcanzaran el Ayuntamiento de Sevilla y la compañía de cigarrillos contempla un reparto de los suelos, con usos públicos –cedidos al Consistorio hispalense– y privados. Y son estos últimos los que están bloqueando el pacto y que la instalación acumule ya seis años sin oficio ni beneficio puesto que exigen modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y la preceptiva autorización de la Administración autonómica. Cuestión de enfrentamiento político: el PP gobierna en Sevilla, y el PSOE e IU lo hacen en la Junta de Andalucía. Fuentes inmobiliarias admiten el interés de cadenas comerciales de todo tipo –incluidas las de supermercados– por instalarse allí, y que es frecuente la pregunta de cómo va un papeleo que, visto lo visto, va para rato. Y desde las empresas también se admite que la fábrica es objeto de deseo, si bien nadie se atreve a decir esta boca es mía a la espera de que se despeje el futuro. La fábrica, ubicada en la calle Juan Sebastián Elcano, abarca una superficie total de 26.177 metros cuadrados –algo más de dos hectáreas y media–. El convenio recoge la cesión al Ayuntamiento de 15.585 metros cuadrados de terreno como espacios libres de dominio y uso público, 6.205 metros cuadrados donde se conservarían los dos edificios actuales que se califican de equipamiento público –los talleres de la fábrica y el ocupado por la Capilla y la Hermandad de Las Cigarreras– y 8.176 metros cuadrados de edificabilidad de servicios terciarios.Esta última parte es la que podría acoger un centro comercial con una o múltiples tiendas. Y la ubicación es ideal. En contra del atractivo comercial juega no sólo la incertidumbre urbanística –la modificación ni siquiera ha iniciado oficialmente el trámite obligatorio ante la Junta de Andalucía y ahora se ha convocato un concurso de ideas para saber qué se quiere hacer– y, por lógica, la temporal (¿cuándo?), sino también la amplia oferta de locales que, a primeros de 2015, pondrá sobre la mesa la torre Pelli. En efecto, las fuentes inmobiliarias resaltan que el factor novedad del rascacielos supondrá un traslado de oficinas y tiendas hacia el complejo de Caixabank, y esto menguará el interés por otras áreas, incluido el terreno de Altadis. Eso sí, apostillan que todavía queda por saber qué precios pondrá la entidad financiera por sus oficinas y locales comerciales –éstos, en los edificios anexos a la torre, los Podium, y que no serán pocos–. Y es más fácil que en el rascacielos se instale un negocio de moda que un supermercado. Quizás con Altadis sea a la inversa.

  • 1