Local

Y la Constitución los ¿unió?

El Congreso celebró el XXXIII aniversario de la Carta Magna sin IU y nacionalistas.

el 06 dic 2011 / 21:23 h.

TAGS:

La artista María José Santiago consulta uno de los tomos que atesora la hemeroteca de El Correo de Andalucía.

El presidente del Congreso lo volvió a intentar un año más. Esta vez con más ahínco que en otros discursos y con motivo del trigésimo tercer aniversario de la Constitución. Pero el llamamiento a la unidad que hizo ayer José Bono en su despedida del Congreso de los Diputados no recibió el aplauso de todas las fuerzas del arco parlamentario. Ni Amaiur, que puja con el PP por tener grupo propio al conseguir 7 escaños en las pasadas elecciones, ni los partidos nacionalistas (excepto la amable Coalición Canaria) ni Izquierda Unida acudieron al día grande de la Carta Magna.

El más duro de todos en sus críticas fue el coordinador de la federación de izquierdas. Cayo Lara se acercó al Congreso para dejar constancia de su malestar: "No hay nada que festejar. Festejan lo que cada día violan. No asistiré a celebrar una Constitución traicionada por el golpe bipartidista a las órdenes de la autoridad competente, el BCE".

Merkel hasta en la sopa. Sobre esto (es decir, la crisis y la propuesta del dúo Merkozy para refundar Europa) sí que se habló, y mucho. El presidente electo, Mariano Rajoy, y el saliente, José Luis Rodríguez Zapatero, coincidieron por primera vez desde que aquel arrollara en las elecciones del 20N. Ambos estuvieron de acuerdo en aplaudir la propuesta de refundación de Europa, ensalzar el papel de la Constitución española y asegurar, por enésima vez, que España saldrá de la grave crisis económica y de empleo en la que está instalada desde 2008.

Rajoy, que anunció que el próximo 19 de diciembre dará a conocer la estructura de su nuevo gobierno (junto con él, los rostros de los ministrables fueron los que acaparon más atención de los flashes), prometió que su "primera medida" (y ya van varias: reforma laboral, reforma financiera...) será "profundizar" en la reforma constitucional pactada con Zapatero en las postrimerías de su gobierno y en la que se fijaba un techo de gasto para las comunidades autónomas, tal y como exigió la todopoderosa canciller alemana, Angela Merkel.Pero volvamos al discurso de Bono.

Éste ensalzó el papel de la Carta Magna: "Con ella de nuestra parte y unidos en lo esencial, no hay peligro", subrayó. También se refirió al hecho de que el aniversario de ayer "no es un día cualquiera" al tratarse del primero en el que "España vive ya sin la amenaza del terror criminal de los malhechores de ETA"."Estoy muy seguro de que quien en esta hora no arrime el hombro no va a estar a la altura política y moral que exigen los españoles mas necesitados de solidaridad y de ayuda", continuó Bono, que no escatimó en elogios para Zapatero y Rajoy. Al primero le dijo: "Cuando la tempestad amaine y con la perspectiva que da el tiempo, se contemplará en toda su dimensión" la obra de Zapatero como gobernante.

Al segundo le deseó una "navegación fecunda y constructiva por el bien de todos".Y mientras los populares se paseaban por el Congreso sabiéndose los campeones, los socialistas intentaban olvidar sus cuitas internas tras el descalabro electoral. Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón tan sólo desvelaron que anunciarán si optarán a la secretaría general del PSOE tras la investidura de Rajoy.

  • 1