Deportes

¿Y la metaformosis?

Negredo, Zokora y Sergio Sánchez. Una nómina de tres incorporaciones para originar una plusvalía de calidad en el Sevilla. Pura fantasía estival. El técnico blanquirrojo, Manolo Jiménez, renunció al plan renove, optó por un 4-4-2 sin variantes y concedió el papel protagonista a Konko y Fernando Navarro en los laterales.

el 16 sep 2009 / 07:55 h.

Negredo, Zokora y Sergio Sánchez. Una nómina de tres incorporaciones para originar una plusvalía de calidad en el Sevilla. Pura fantasía estival. El técnico blanquirrojo, Manolo Jiménez, renunció al plan renove, optó por un 4-4-2 sin variantes y concedió el papel protagonista a Konko y Fernando Navarro en los laterales.

El artefacto explotó de inicio en la medular. Con el argentino Duscher y el costamarfileño Romaric en la elaboración, el cuadro de Nervión repitió los vicios del anterior ejercicio. Marchena, un pulmón, y Banega, pura elegancia, asfixiaron al doble pivote andaluz y asumieron el control de una zona de 20 metros de amplitud y un universo de opciones. Los ches, sin desplegar un fútbol brillante, desmembraron al Sevilla y hasta se prodigaron en el área de Palop.

El único flanco intermitente de los de Emery fue propiedad de Mata, que, pese a su gol, fue secado a intervalos por un Konko firme. Villa desquició a Escudé, que debió multiplicarse para corregir las desaplicaciones de Squillaci, y el carril de Fernando Navarro fue un filón para Pablo Hernández.

Y en ataque, la expulsión de Kanouté fue la sentencia de muerte. Un disparo entre los tres palos en 95 minutos es el bagaje ideal para argumentar que la metamorfosis hacia un plan ofensivo era una fantasía veraniega.

  • 1