Deportes

Y lo peor de todo es que el petardazo del Betis se veía venir

Encaja un contundente 3-0 ante un Rayo que le pasó por encima desde el minuto uno.

el 17 mar 2012 / 22:52 h.

El Betis había acaparado elogios pese a perder 2-3 con el Madrid el sábado anterior, mientras que el Rayo Vallecano caía vilmente goleado (5-1) en Cornellá ante un Espanyol que, a su vez, la jornada anterior había sido vapuleado por los de Mourinho (5-0) en el Santiago Bernabéu. El partido, a priori, era propicio para los verdiblancos, pues además los vallecanos eran el único equipo de la Liga que sumaba más puntos fuera de su casa (18) que en ella (16) y el que más partidos había perdido en propio campo, 7 de los 13 disputados hasta la fecha.

Sin embargo, entre los béticos viejos, y también entre los jóvenes, que ya saben cómo se las gasta este equipo, había la convicción absoluta de que en Vallecas no se iba a ver al Betis florido que plantó cara al Madrid. Y así fue, vaya si fue así.

Mala imitación. El Betis de anoche no fue ni una mala imitación del que compareció la jornada anterior ante el Real Madrid, y eso que Pepe Mel se decidió por alinear el mismo once, con Nelson, Paulao, Dorado y Nacho en una línea defensiva en la que pronto habrá que empezar a hacer cambios y un medio campo –Salva Sevilla, Beñat, Iriney, Jeff Montero– que le cogió asquito al partido desde el minuto uno y fue un barco a la deriva ante el fuerte oleaje que levantaron los rayistas, mucho mejor plantados y jugando con una intensidad varios puntos superior a la de los verdiblancos.

A jugadores como Salva Sevilla o Beñat se les ve muy pronto cuando no están a gusto en un partido, y ayer debieron estarlo  un par de horas antes de empezar el mismo, desde el mismo momento en que observaron el mal estado en el que estaba el césped en la Avenida del Payaso Fofó. No fueron capaces de jugar un balón con sentido y se lo dejaron arrebatar rápido por los rayistas, que pronto empezaron a poner en serios apuros el portal del meta Fabricio, de lejos el mejor de su equipo pese al inapelable 3-0 final que reflejó el marcador.

Ya habían avisado Javi Fuego (9’) y Diego Costa (13’) son sendos disparos que no encontraron los tres palos cuando Michu (17’) remató de cabeza a bocajarro un centro desde la derecha de Diego Costa que Fabricio evitó que fuera el 1-0 con un soberbio paradón. Nelson no se estaba enterando de la copla por su costado y por allí se dejaba caer una y otra vez el brasileño cedido por el Atlético para poner en aprietos al meta bético, que tuvo que meter otra buena mano para desviar un nuevo remate con veneno del delantero rayista.

Del Betis no hubo noticias en ataque en toda la primera mitad, pues Beñat y Salva fueron incapaces de servir un balón en condiciones a sus delanteros, que tampoco supieron buscarse la vida ante una defensa, la rayista, que se empleó sin miramientos ni contemplaciones.

Lo mejor, el 0-0. El empate con el que se llegó al descanso fue lo mejor que le podía ocurrir a los béticos, que habían sido netamenta inferiores al rival en la primera mitad. Mel había mandado calentar a Cañas y Alex Martínez mediada la primera parte y parecía que iba a haber cambios en el descanso –Salva Sevilla o el propio Nelson tenían todas las papeletas–, pero no fue así. El técnico betico siguió confiando en los mismos que tan mal lo habían hecho... y el resultado no se hizo esperar.

El 1-0 llegó de la forma más simple y previsible que se pudiera esperar. Pase largo sobre Michu, prolongación de éste de cabeza al ganarle el salto a Paulao y Diego Costa que recibe y le coge las espaldas con suma facilidad a Dorado, cuya dura cintura le impide atajar el pase a Armenetros para que fusile a placer a Fabricio. El argentino (51’), que no se había estrenado en toda la temporada pese a llevar ya 20 partidos entre Sevilla –que lo ha cedido– y Rayo, hizo el 1-0 con un facilidad pasmosa y el Betis, pese a tener mucho tiempo por delante, fue incapaz de reaccionar.

Mel dio entrada a Jonathan Pereira (57’) por el inoperante Salva Sevilla y tardó más de la cuenta en tirar de Roque Santa Cruz (72’), que gozó de una buena ocasión nada más entrar que estropeó con un lamentable remate.

A los béticos no les salía nada y hasta Jeff Montero, sacando rápido una falta y buscando la segunda amarilla de Casado, a punto estuvo de provocar el 2-0 tras una contra letal que volvió a atajar Fabricio, evitando otro gol que pudo ser del TBO.

Un hora tardó el Betis en forzar su primer córner y a balón parado, equivocando las marcas, dio pie a que Diego Costa anotara de cabeza el 2-0 con suma facilidad, pues lo marcaba Nacho, que mide 12 centímetros menos. Pescado vendido, pero aún llegó el 3-0, un resultado, pero a la inversa, con el que soñaban los béticos para  superar al Sevilla y que acabó por convertirse en una pesadilla.

Ficha técnica:

3 - Rayo Vallecano: Joel; Tito, Arribas, Pulido, Casado; Movilla (Diego Benito, m.88), Javi Fuego; Piti (Trashorras, m.75), Michu, Armenteros; y Diego Costa (Tamudo, m.83).

0 - Real Betis: Fabricio, Nelson, Dorado, Paulao, Nacho, Iriney, Beñat, Salva Sevilla (Jonathan Pereira, m.57); Jefferson Montero (Juanma, m.79), Jorge Molina (Santa Cruz, m.70) y Rubén Castro.

Goles: 1-0: M.51 Armenteros; 2-0: M.78 Diego Costa; 3-0: M.90 Tamudo.

Árbitro: Undiano Mallenco (comité navarro). Amonestó a Javi Fuego y Casado del Rayo Vallecano, y a Nacho y Jonathan Pereira del Betis.

Incidencias: encuentro correspondiente a la vigésimo octava jornada de la Liga de Primera División, disputado en el Estadio de Vallecas (Madrid), ante unos 9.000 espectadores.


  • 1