viernes, 15 febrero 2019
12:46
, última actualización
Deportes

Y los primeros serán los últimos (en llegar)

el 10 jul 2010 / 18:43 h.

-->-->  

 

Señales. Les propongo un ejercicio: antes de leer este artículo, lean el que escribí el 15 de junio. Iba a continuar durante el mundial, pero, a medida que transcurrían las jornadas, y las señales seguían apareciendo, me convencí de que mi primer –y único- artículo se había convertido en una señal en sí mismo, y, como tal, decidí dejarla ahí, alumbrando sin languidecer el camino de nuestra España.

 

Señales: a Italia la eliminamos por penalties en la Euro, y ahora ha sido la peor Italia en un grupo de mundial; Francia, otrora nuestro verdugo, se va entre escándalos –les dejamos que pasen en la Davis, eso si, haciendo París española-; a Inglaterra le roban lo que antes a nosotros; Brasil y Argentina se van nada más enfrentarse a su primer equipo de enjundia; los rebotes ahora van al jugador español; nadie ha ganado el mundial tras perder el primer partido; Del Bosque, custodio y garante de nuestra grandeza, brillante él, ve lo que nadie atisba; en alguna ocasión ganamos incluso a pesar de los árbitros; a Alemania le metemos ¡de cabeza en un corner!; Brasil se mete en propia puerta por 1ª vez en su historia mundialista; ganamos los tres cruces 1-0, sin nervios ni milagros; Nuestro único mundial hasta la fecha –el sub-20 de 1999- se consiguió en Africa, en Nigeria; Nadal gana su 2º Wimbledon, y Gasol, su 2º anillo –y estarán en Johannesburgo, claro que si-,... pero la mejor señal de todas es el excelso juego de los nuestros –qué maravilla el partido contra Alemania; véanlo otra vez más tranquilos, por favor-, porque aquí se viene a ganar, eso si, pero, con buen juego, sin duda es más fácil.

 

Y atención al bagaje que estamos acumulando: 3 finales de Eurocopa –con 2 ganadas- y una de mundial, que vamos a ganar. Porque ni hemos venido a emborracharnos –bueno, a lo mejor un poco!- ni, por supuesto, el resultado nos da igual. Y, por cierto, me olvido de la mayor señal de todas: seguro que todos aceptamos ya pulpo como animal de compañía ¿verdad?. Ya NO hay miedos, ya NO hay dudas, y NO va a haber mala suerte, ha llegado el tiempo del SI, llega el tiempo de ESPAÑA. Porque quiero, porque queremos, una estrella en la camiseta. Una estrella de campeón del mundo.

  • 1