Local

Y mandó volver

La salida de las tropas españolas de Irak ha sido uno de los capitales políticos del entonces recién elegido presidente del gobierno. Rodríguez Zapatero, en una sorprendente comparecencia televisiva a la nación, anunció que acababa de ordenar la retirada de nuestros soldados...

el 16 sep 2009 / 00:19 h.

La salida de las tropas españolas de Irak ha sido uno de los capitales políticos del entonces recién elegido presidente del gobierno. Rodríguez Zapatero, en una sorprendente comparecencia televisiva a la nación, anunció que acababa de ordenar la retirada de nuestros soldados. Era el final de la complicidad con una invasión ilegal, además de suicida para las tropas aliadas que siguieron a George W. Bush, en la búsqueda de las inexistentes armas de destrucción masiva.

Entonces, la imprevista acción del gobierno contó con el apoyo de la mayoría de la población, muy sensibilizada contra la guerra, por lo que no tuvo que explicar la urgencia del anuncio y de la medida. Al fin y al cabo era una promesa electoral y quedaba la sensación general de que si se hubiera utilizado otro cauce o método para aquella retirada las presiones y dilaciones podrían haberla frustrado.

Y justo tras el sexto aniversario de la guerra de Irak la ministra de Defensa, Carme Chacón, ha reproducido la táctica al sorprender a propios y extraños anunciando en Kosovo que nuestros soldados se vuelven a casa. "Misión cumplida", ha dicho, y como todas las fuerzas políticas españolas habían pedido que esto ocurriera no caben críticas de fondo. Pero la política de información, comunicación o, al menos, de coordinación dentro del ejecutivo es de nuevo mejorable.

¿No merecía la ocasión una acción común de Defensa y Exteriores por muy discreta que ésta fuera? El secretismo no tranquiliza y, según algunos, se debe a que sólo saben aplicarse políticas de hechos consumados, es decir, que hay temor a no poder convencer a nuestros aliados mediante el diálogo o la persuasión.

Choca además que en el proceso se enfade al equipo de Obama, porque en el fondo se intuye que el gobierno español busca con todo esto disponer de margen de maniobra para mandar más tropas a Afganistán. Aunque puede que, como le ocurriera a Zapatero, Chacón, en estado de gracia de popularidad, salga beneficiada de su anuncio exprés, porque según las encuestas su imagen al mando gusta y la ministra de Defensa ha mandado.

Periodista

opinion@correoandalucia.es

  • 1