viernes, 16 noviembre 2018
13:05
, última actualización
Local

Y para colmo el debate sucesorio

Rubalcaba y Chacón escenifican un cierre de filas tras postularse la ministra para dirigir el PSOE.

el 17 nov 2011 / 21:11 h.

TAGS:

-->-->-->

Visto lo visto, las heridas se cerraron en falso el pasado 26 de mayo cuando la ministra de Defensa daba un paso atrás y renunciaba a disputarle en unas primarias a su compañero de filas Alfredo Pérez Rubalcaba la candidatura a la Presidencia del Gobierno. Carme Chacón ha abierto (sólo ella sabe con qué intención si la tenía) el debate sucesorio a tan sólo tres días de las elecciones, en la recta final de una campaña que ha sido la más difícil para el PSOE en los últimos 20 años y con todas las encuestas vaticinando el mayor batacazo de su historia. El pasado miércoles, Chacón se preguntó en voz alta: "A ver quién se atreve a decir que una mujer catalana no puede liderar el PSOE".

Así que ayer tocaba mimar al candidato y escenificar el cierre de filas dentro del partido. Rubalcaba, en una rueda de prensa en la sede de CCOO en Barcelona, eludió pronunciarse sobre las declaraciones. Es más, al ser preguntado por la cuestión, pasó la palabra a Chacón, que se limitó a decir: "En mi partido no se discrimina a nadie por ser hombre o mujer o por haber nacido en algún territorio de España". El candidato a presidente enfatizó: "Se ha explicado perfectamente".

La ministra, en una intervención posterior en un acto de Rubalcaba con mujeres, fue mucho más explícita y cariñosa al mandarle al candidato "mimitos de los asistentes, especialmente los míos", dijo riendo. "Todos los hombres y mujeres de este partido, de norte a sur y de este a oeste, trabajamos por una sola cosa: que el 21 de noviembre esté preparando su discurso de investidura".

Cierto es que las palabras de Chacón no tienen que significar más de lo que dicen. Pero no es menos cierto también que declaraciones como ésta siempre surten de munición al fuego enemigo. Máxime en estos momentos en que Rubalcaba puede encontrarse el próximo domingo con unos resultados tan nefastos que le obliguen a abandonar la idea de liderar la oposición e incluso de presentarse a la secretaría general del PSOE.

De ahí que nadie en el PSOE quisiera ayer pronunciarse sobre el debate sucesorio, entre ellos el presidente del partido y viceministro Manuel Chaves que el único mensaje que se esforzó en transmitir es que ve al PSOE más unido que nunca. Excepto el presidente de la Junta de Andalucía. José Antonio Griñán manifestó ayer que, evidentemente, "una mujer" y "un catalán" pueden ser presidente del Gobierno, al tiempo que se mostró convencido de que Alfredo Pérez Rubalcaba ganará las elecciones el próximo domingo. En una comparecencia ante los medios de comunicación en Almería, Griñán aclaró que lo que Chacón dijo "exactamente es que nadie puede tener ningún problema para pensar que una mujer y catalana pueda ser presidenta del Gobierno en España y yo creo que todos los que estamos aquí decimos, evidentemente, que una mujer puede ser presidenta del Gobierno y un catalán puede serlo. Y no hay ningún problema".

  • 1