Local

Y todo el barrio se fue detrás de su Nazareno

«Mucha calor y mucha gente». Así resumía Antonio, maniguetero, la salida de su hermandad. Tanto gentío como un barrio entero que se fue sumando al paso del Nazareno por sus calles

el 16 sep 2009 / 00:56 h.

TAGS:

Los carteles de "se vende" le han ganado este año la partida a las colgaduras en los balcones de Alcosa. Pero en lo demás, la crisis no se nota y todo el barrio se va sumando a la cofradía. Y es que, aunque en la salida había mucha gente, la entrada se lleva la palma. Parece que este Nazareno del Divino Perdón de Navarro Arteaga va llamando a sus vecinos cuando pasa por sus puertas.

El barrio no sale a ver la cofradía. No. En Alcosa van a acompañarla todo el recorrido. Ésta es su Semana Santa y la viven durante esta larga tarde de vísperas. Eso sí, algunas adolescentes presumen: "Yo la he visto salir" mientras la Banda de Nuestra Señora de la Estrella de Dos Hermanas le tocaba Cristo de los Faroles y A los pies de Sor Ángela.

Y desde que salió, las mujeres de promesa se colocaron detrás, pero cuando llega a la avenida de Las ONG son más, como más el público que rodea a todo el cortejo, atendiendo al mandato que pregona el nuevo San Mateo del canasto: "El que no toma su cruz y me sigue no es digno de mí". La hermandad estrenaba ayer los cuatro evangelistas, uno en cada una de las esquinas del paso y cada uno con su mensaje.

Este año no ha habido polémica con la túnica que llevaba el Señor y todos estaban conformes. Tras la experiencia del año pasado, cuando lució por primera vez la blanca, el Nazareno ha recuperado el morado habitual, "más propio de este día", aclaraban algunas señoras.

"Papá, ¿este Señor dónde pisa?", le preguntaba insistentemente un niña a su padre viendo al Nazareno tan alto. "Pues en el suelo", le contestaba, aunque un suelo de claveles rojos y friso de lirios muy diferente al asfalto de la amplia avenida donde la niña contemplaba el paso. Y un aplauso interrumpió la conversación. Los costaleros se lucían con los sones de Oh, bendita Estrella y el barrio le correspondía.

Y poco a poco la hermandad, que ya es multitud, llegaba a la parroquia de los Desamparados.

  • 1