Local

Y tú qué opinas

Ni en el discurso más sentido ni en la cara de ‘tierra trágame’, pero en algún punto está la opinión de los jóvenes sobre lo que acontece en el mundo

el 21 feb 2011 / 20:32 h.

TAGS:

Mientras unos se lanzan al discurso más incendiario, sin que le dé tiempo al interlocutor de guarecerse, otros palidecen ante la sola mención del esfuerzo de tener que pensar la respuesta. Pero ni tanto ni tan poco, lo único que se les pide a los jóvenes de la generación mejor informada y con más recursos a su disposición, es que se cuestionen lo que les rodea. La Universidad Pablo de Olavide hace propia esta petición al organizar, durante este pasado fin de semana, el Torneo de Debate ‘Con Acento' en el que participaron más de cien alumnos de segundo de Bachillerato.


Por grupos, y con la postura a favor o en contra que les otorgaran, se enfrentaron por grupos hasta conseguir dilucidar cuál era el mejor de todos. Pero, ¿y el resto de jóvenes sevillanos? Mejor o peor informados, la mayoría asegura que sí podría defenderse en la palestra. "Siempre hay algo que decir", Melisa Fernández es rotunda en sus opiniones al decir que ninguna excusa es válida para ignorar lo que ocurre en el mundo.


Pero sin querer comenzar por el tejado, primero habrá que tener en la mano la información. Y por opciones que no sea: en la Web, prensa, radio o televisión, si prefiere el zapping. Los canales están, pero no tanto las ganas de consultarlos. "Sólo leo la prensa por encima", comenta Carlos Huertas con gesto de disculpa. Son pocos los que se atreven a admitir que la información diaria es algo que se les escapa. Sin embargo, y en un curioso contraste, esto no parece frenarles a la hora de declararse capaces que iniciar un debate en el momento que haga falta. Sólo los más prudentes, como si se temieran una contienda verbal en ese mismo instante, comentan que participarían según lo que dominasen el tema. Las últimas dos preguntas que El Correo ha realizado a sus encuestados, son con las que se han tenido que enfrentar los alumnos participantes en el torneo. Con mejor o peor rostro (para algunos parece ser un verdadero desconcierto la cuestión) intentan responder. Aquí muestran sus cartas, o en este caso sus caras: desde la concentración absoluta, a la sorpresa total. Pero para alivio general, queda patente que sí tienen ideas sobre las que opinar.

  • 1