Local

Ya están todos indignados

Griñán sonrió cuando Arenas le dijo que sería "un magnífico eurodiputado de la izquierda radical".

el 29 jun 2011 / 21:20 h.

TAGS:

De repente, el presidente del Gobierno andaluz escuchó una crítica que le hizo sonreír: "Usted sería un magnífico eurodiputado de la izquierda radical", acababa de espetar Javier Arenas desde la tribuna. Griñán lleva meses escuchando a Izquierda Unida identificarle con la derecha -ayer volvió a hacerlo-. Además en la calle se ha instalado la idea de que el PSOE y el PP son lo mismo, y sin embargo, ahí estaba el líder del partido conservador situándole públicamente en la izquierda más extrema. En otro tiempo, quizá el presidente habría hecho algún matiz, pero esta vez prefirió dejarlo estar.

 

A Griñán le irrita que muchos ciudadanos hagan un análisis tan simple de lo que está pasando: que culpen sin reservas a los bancos de la crisis y a los organismos supranacionales por no meterles en vereda, y se quejen de los privilegios que tienen los políticos. Pero el presidente arrancó ayer con un discurso próximo a los indignados del 15-M, quejándose de la falta de compromiso de la banca con las familias, y del conformismo de la UE. Y su bancada se lo reconoció con un sonoro aplauso. Y los secretarios generales de CCOO y UGT, Francisco Carbonero y Manuel Pastrana, presentes en la Cámara, le reconocieron el gesto al finalizar su discurso.

El 15-M, a pesar de esa falta de definición que le reprochan los políticos, tuvo el mérito de lograr que ayer PSOE, PP e IU se encontraran en algunas propuestas vinculadas al movimiento, aunque en lo esencial mantienen la fractura ideológica que les separa. Una de las propuestas estrella, por ejemplo, la beca de 400 euros para que los estudiantes que dejaron la escuela vuelvan a las aulas, fue ridiculizada por Arenas: "Han llamado a la beca SOE (Segunda Oportunidad Educativa). Si le ponemos una P delante, ya está resuelto", dijo, preguntándose cómo quieren que el PP apoye una beca que han llamado PSOE.

  • 1