Cultura

«Ya no es tan arriesgado hacer en Sevilla danza contemporánea»

El Festival Internacional de Teatro de Sevilla (feSt) ha brindado a Guillermo Weickert, bailarín onubense asentado desde hace años en Barcelona, la oportunidad de volver a la ciudad en la que se formó, donde planea quedarse una larga temporada para hacer frente a varios proyectos, entre ellos, la representación hoy y mañana de la obra Three Men Running.

el 16 sep 2009 / 01:25 h.

El Festival Internacional de Teatro de Sevilla (feSt) ha brindado a Guillermo Weickert, bailarín onubense asentado desde hace años en Barcelona, la oportunidad de volver a la ciudad en la que se formó, donde planea quedarse una larga temporada para hacer frente a varios proyectos, entre ellos, la representación hoy y mañana de la obra Three Men Running.

Esta pieza, que podrá verse en el Teatro Salvador Távora dentro de la programación oficial del feSt, viene precedida de un gran éxito de público en Reino Unido y Alemania, país en el que se creó.

Dirigida por Jutta Hell e interpretada por Dietter Baumann, Marc Rees y Weickert, esta obra conceptual, que no narrativa, trata de transmitir al espectador las emociones que sienten tres hombres -la terna de bailarines- ante un drama común, el fallecimiento de un padre.

"La idea surgió cuando Marc, Jutta y yo, que estábamos pensando hacer algo en común, perdimos los tres a nuestros padres en menos de un año. Desde entonces, toda nuestra correspondencia giraba en torno a esta experiencia tan fuerte que, a pesar de las diferencias culturales de los tres, era común. Y así llegamos a la conclusión de que nos apetecía trabajar sobre este tema", explicó a este periódico el bailarín.

Three Men Running aborda esta experiencia vital "desde un punto de vista conceptual, alejándose del espectáculo de evasión, el virtuosismo y el alarde coreográfico". "No hay personajes ni narración, es sólo una traducción del proceso de duelo, que trata de involucrar al espectador haciéndole sentir una experiencia propia".

Durante la obra, se emplean objetos que pertenecieron a los padres de estos tres artistas, así como proyecciones audiovisuales.

A juicio de Weickert, este tipo de espectáculos de danza contemporánea, que han triunfado en Berlín y Gales, "no suponen ya una apuesta arriesgada en Sevilla", una ciudad en la que "hay más calidad dancístiza que en Madrid o en Barcelona".

De hecho, Weickert ha decidido regresar a Sevilla, donde tiene ya varios proyectos. Participará en la obra Infame o el placer de lo efímero, la primera producción propia del Festival de Itálica, y trabajará desde junio en el Centro de las Artes de Sevilla (caS), donde se hará cargo de una residencia artística que le ha ofrecido Endanza.

  • 1