domingo, 18 noviembre 2018
10:39
, última actualización
Local

Ya no quedan cartas que jugar

El juicio por el crimen de Marta del Castillo entra en su recta final. Salvo las pruebas de las defensas, solo quedan las conclusiones de las partes.

el 26 nov 2011 / 19:56 h.

TAGS:

Miguel Carcaño, autor confeso de la muerte de Marta del Castillo.

Salvo sorpresa de última hora (todo puede pasar en un caso tan peculiar como éste), el juicio a los cuatro adultos implicados en el crimen de Marta del Castillo encara su recta final. Ya no quedan más que las conclusiones de las partes y la lectura de sus informes finales, tras las pruebas practicadas en el plenario a lo largo de mes y medio. Únicamente queda por saber si el tribunal admite las pruebas que las defensas de Javier Delgado y Samuel Benítez han propuesto para rebatir el testimonio del taxista, el testigo sorpresa que puede tumbar la coartada de Javier y su novia María García. El plazo para solicitar dichas pruebas acaba el lunes a las 10 horas.

Todas las cartas están ya puestas sobre la mesa. Con ellas tendrá que ser suficiente para que el tribunal dicte una sentencia que será, sin duda, la más esperada. A lo largo de estas seis semanas de juicio hemos escuchado declarar a los acusados, a los padres de Marta, a los amigos de ésta, a los de Samuel y a los de Javier y María. Y, cómo no, al Cuco, que días después entraba en un centro de menores para cumplir la condena por encubrimiento, y a la menor de Camas, la que era novia de Miguel cuando ocurrió el crimen. Pero sin duda, lo que nadie esperaba es que a estas alturas del caso aún hubiera un testigo que pudiera dar un giro al proceso.

El taxista que afirma que llevó sobre las 0.30 horas a la escena del crimen a Javier se mostró contundente. Tiene muy claro por qué sabe con claridad que fue ese día, la madrugada del 25 de enero, y no otro cuando hizo ese servicio a la calle León XIII. Su mujer también fue clara. Ha sido el único testigo que ha llorado ante el tribunal -ha sido más que extraño, más bien inquietante, ver un desfile de chavales que se ha desenvuelto con desparpajo ante los jueces, incluso admitiendo que habían mentido- y lo hizo cuando fue preguntada sobre por qué su marido no ha acudido antes a la Policía a contar lo que sabía. "Tenía miedo por él, por nosotros", decía echándose la culpa de frenar un testimonio que ahora se muestra tan clave para el caso.

¿O no? Pese a que el taxista y su mujer han declarado, la duda planea aún sobre su testimonio porque ahora será el tribunal el que tendrá que decidir si lo considera lo suficientemente fehaciente como para basarse en él para su sentencia. Desde luego, si lo hacen será una prueba de cargo demoledora contra Javier, pues demostraría que mintió cuando dijo que estuvo hasta las tres de la madrugada en el bar, y también para su novia. María siempre ha admitido que poco después de la medianoche llegó al piso de Léon XIII tras dejar a Javier en su bar. Ella, por tanto, también mentiría. Su abogado lo sabe y por eso ha solicitado la nulidad de la misma y no quiso interrogar al taxista ni plantear nuevas pruebas por "coherencia procesal". El abogado de Javier y el de Samuel sí han planteado pruebas para desmontar lo relatado por el taxista.

La prueba que no se podrá tener en cuenta, desde luego, es el vídeo en el que según el padre de Marta se ve a Javier salir de casa de su exmujer a las 21.17 horas. La nueva línea de investigación que nos ha tenido en vilo se desmontó por la falta de nitidez de la imagen.

Aunque el plazo acaba el lunes a las 10 horas, por ahora lo que ha reclamado el abogado de Javier son numerosas documentales. Mucho papeleo que habría que reclamar al Ayuntamiento y a otras administraciones si son admitidas las pruebas y que, precisamente por ello, hace que exista la duda de si en esta semana se podrá dar por cerrado el juicio o si habrá que aplazarlo hasta que llegue dicha documentación. Entre tanto papeleo, extraña que el abogado quiera saber el régimen fiscal del taxista o su empadronamiento.

Además, también reclama las grabaciones de las cámaras de la Ronda y de la Glorieta del Alamillo para comprobar si es cierto el recorrido que el taxista dijo que hizo esa noche. Por último, también pide un listado con las obras que se realizaron por aquella época en la calle León XIII, así como la fecha en la que se abordó la reordenación viaria de la misma.

Pero si la vista sigue su curso normal, en las tres jornadas que restan escucharemos a las partes si mantienen o modifican los delitos y las penas que reclaman para los acusados a la vista de las pruebas practicadas. Tras ello, llegará el momento de los informes finales, es decir, el momento en el que cada una de las partes pronunciarán sus conclusiones, para acusar o para defender, sobre lo ocurrido la noche del 24 de enero de 2009 en el piso de León XIII y sobre quiénes participaron en el crimen. Será el momento de ver cómo las acusaciones enlazan las distintas pruebas, tejen una red con la que atrapar a los acusados ayudados por los restos biológicos, los posicionamientos por los móviles y las declaraciones de los testigos. Las defensas tendrán que tejer la misma red, pero para sacar a sus defendidos del banquillo.

Luego será el turno de la última palabra de los acusados. Volveremos escuchar a Miguel Carcaño, al que los psicólogos califican de "poco inteligente" y que ha hecho un "daño irreparable" a la familia Del Castillo. La última oportunidad para saber dónde está Marta.

  • 1