Deportes

Ya solo faltan 77 puntos para retornar a Primera

El Betis no se quemó en su regreso al infierno, aunque a punto estuvo de salir chamuscado tras un deficiente arranque de partido. Su mayor pegada, las buenas asistencias de Mariano Pavone y la calidad de Sergio García bastaron para someter a un Córdoba que acabó derretido y a merced.

el 16 sep 2009 / 07:53 h.

El Betis no se quemó en su regreso al infierno, aunque a punto estuvo de salir chamuscado tras un deficiente arranque de partido. Su mayor pegada, las buenas asistencias de Mariano Pavone y la calidad de Sergio García bastaron para someter a un Córdoba que acabó derretido y a merced.

Empezaron a despejarse dudas en la tórrida tarde de ayer. El Betis sumó sus tres primeros puntos y ya sólo le quedan 77 para volver a Primera. Tiene potencial para ello si no hay más salidas de aquí al lunes, pues para manejarse por la categoría Tapia dispone de mimbres suficientes para que la travesía concluya con éxito. Los 25.000 béticos que desafiaron al calor estuvieron en todo momento volcados con su equipo pese al segundazo y, con el partido resuelto, clamaron contra Lopera y volvieron a pedirle que se vaya. Por ahí, nada cambia...

En el infierno también existen los milagros, pues milagroso fue que el Betis se fuera al descanso con ventaja después de estar a merced del Córdoba casi toda la primera parte. Tapia sorprendió al dejar fuera de inicio al 'intransferible' Arzu y alinear en el doble pivote a dos jugadores con más resta que suma, como Sunny y Juande, que no supieron imponer su ley en la zona ancha y permitieron que fueran los cordobeses quienes llevaran la iniciativa del juego. De hecho Carpintero, Asen y Arteaga, antes de cumplirse los primeros veinte minutos de juego, gozaron de muy claras ocasiones para haber puesto en ventaja a su equipo, pero la pifiaron de manera lastimosa ante las narices de Goitia.

A los béticos les bastó un chispazo de Pavone, que sirvió la jugada del 1-0 a Juanma, para cobrar ventaja en el 24', ventaja que se mantuvo hasta el intermedio porque el poste repelió luego un cabezazo de Javi Flores (43') en otra desaplicación defensiva que tuvo su inicio en una absurda pérdida de balón de Sunny, horrible en la primera parte, aunque luego mejoró una barbaridad.

La charla de Tapia en el descanso surtió efecto, pues el Betis de la segunda parte nada tuvo que ver con el de la primera. Juande y Sunny elevaron notablemente su rendimiento, asfixiaron a Carpintero y Jorge Luque en la medular y el dominio pasó a ser completo de los verdiblancos. Eso permitió a Sergio García exhibir su calidad y dar la razón a los que piensan -entre ellos Tapia- que Pavone puede ser un excelente elemento en Segunda división, categoría en la que el argentino sí que marca las diferencias. Suyo fue el pase a Juanma en la jugada del primer gol y suyos también los que permitieron a Caffa -de espléndido cabezazo- y Sergio García -con un gran remate desde la frontal- redondear en la segunda parte un holgado marcador que puede hacer hoy al Betis líder de la categoría de plata ex aqueo con el Rayo Vallecano.

Si en el primer periodo se había visto a un Betis frágil en defensa y sin mando en el centro del campo, tras el descanso todo cambió. El Córdoba apenas volvió a dar señales de vida por la elevada presión que, gracias a su físico, impusieron Juande y Sunny, que permitieron a sus zagueros vivir mucho más plácidamente que al comienzo. La picardía de Pavone, el genio de Sergio García y la puntería de Caffa hicieron el resto. Estuvo bien Rodri en los minutos que jugó -de sus botas nació la jugada del tercer gol- y, con todo resuelto, los aficionados, que tuvieron un comportamiento exquisito con el equipo en todo momento, empezaron a cantar a coro el ¡Lopera vete ya!, todo un clásico por Heliópolis.

  • 1