jueves, 25 abril 2019
23:17
, última actualización
Cofradías

Ya tocaba un Martes Santo sin la dichosa 'mosca' de la redifusión

Por la tele no salían charcos, ni sillas vacías, ni templos cerrados. Solo cofradías. Una salida reservada solo para unos pocos llegó a las casas de medio mundo

el 15 abr 2014 / 22:16 h.

TAGS:

morenoOtra vez el Martes Santo por la tele. Como el año pasado, como en 2012, como hace tres semanas santas. Otra vez, pero en esta ocasión sin la dichosa mosca de redifusión que la lluvia se empeñaba en traernos a la memoria año tras año. A la cuarta fue la vencida. Por eso «ya era hora» o «menos mal» eran las frases que más se repetían en las redes sociales, entre los cofrades que abarrotaban un día más las calles del centro y también entre quienes seguían la retransmisión en sus hogares a través de la señal de El Correo de Andalucía Televisión. En el quinto día de su particular primera estación de penitencia, la noticia volvía a ser la misma que la del resto de días anteriores. Todo conectado para que el mundo entero pudiese volver a sentir la pasión de una jornada de cofradías que añorábamos. Ayer los ojos de medio mundo se clavaban en la ojiva de la iglesia de San Esteban. A través de la señal de ElCorreoTV fueron millares las personas que pudieron contemplar uno de los momentos únicos de la Semana Santa de Sevilla. Un instante reservado hasta ahora solo para unos pocos privilegiados que son los que caben en la estrecha calle Águilas, y que al mediodía de ayer se universalizó por medio de la retransmisión en directo de esta casa. Gracias al esfuerzo de los técnicos y del periodista Óscar Gómez, relevo incorporado a esta cuadrilla de costaleros de la pasión que día a día sigue cireneando con las imágenes de la Semana Santa de Sevilla para que todo el mundo pueda sentirlas. Desde el centro de operaciones de la retransmisión, en el icono de la Sevilla contemporánea, el equipo de La Pasión, ayer formado en el arranque por el trío que conforman Víctor García-Rayo, Manuel Esteban e Inmaculada Leflet, recuperaba poco a poco sensaciones de una jornada que parecía haberse sumido en una rebelde resignación que nadie quería seguir conservando. No fue día de mirar al cielo sino a la pantalla de la televisión. En ella no había paraguas sino gafas para combatir el sol. Tampoco había sillas vacías, charcos, puertas cerradas en los templos ni nazarenos empapados. Todo eso era historia, como histórica también seguía siendo una retransmisión, la de ElCorreoTV, que avanzaba por su Carrera Oficial con el orgullo y responsabilidad de atesorar más de 300.000 visitas a través de elcorreoweb.es sin haber atravesado aún el ecuador de esta Semana Santa. Mientras avanzaba la tarde entre planos de Campana, Palcos y la Plaza Nueva, la misma Semana Santa que se contaba desde el mirador de las Setas de Sevilla se escenificaba bajo ellas con la hermandad de San Benito. Tres pasos que abarrotaban la Encarnación y que llegaban al instante a cualquier ordenador del mundo por el esfuerzo de todos los profesionales de ElCorreoTV. Caía la noche y con ella se apagaban las luces del teatro de la pasión. En las calles seguía el aroma a incienso, en la tele volvía la mosca de la redifusión. Este año con la satisfacción de estar repitiendo lo que había ocurrido solo unas horas antes.

  • 1