Cultura

‘Yerbabuena de Plata’ para el cantaor jerezano José Mercé

El artista recibirá el prestigioso galardón que poseen personalidades como Curro Romero, Caballero onald o Iñaki Gabilondo

el 01 jul 2010 / 20:29 h.

El cantaor Jose Merce.
-->--> -->

Corría 1969, el año de la muerte de la Niña de los Peines, cuando el pintor cabeceño Juan Brito y el gran aficionado Pedro de Miguel tomaron la decisión de crear un festival de flamenco a imagen y semejanza de los que ya se habían creado en Utrera, Arcos de la Frontera, Lebrija y Mairena del Alcor. Más tarde se unirían a la organización el cantaor Juan Peña El Lebrijano y el crítico Miguel Acal.

Eran los tiempos del reinado de Antonio Mairena y de la decadencia de otros genios como Pepe Marchena y Valderrama. El cante facilón y comercial de los últimos coletazos de la ópera flamenca había dado paso al clasicismo de Juan Talega, Mairena, Fosforito y Menese, y al vanguardismo de Morente, Lebrijano y Camarón. Comenzaba la revolución en la guitarra de Paco de Lucía y Manolo Sanlúcar, cuando decaían figuras como el Niño Ricardo y Sabicas. Y en el baile, Matilde Coral, Trini España, Rafael el Negro y Farruco agotaban las formas clásicas de la danza jonda en beneficio de los revolucionarios Antonio Gades y Mario Maya.

En La Yerbabuena de las Cabezas hay una tradición desde sus inicios, como es la de entregar la Yerbabuena de Plata a una figura del flamenco, el toreo, la copla o las letras. Artistas como Concha Piquer, José María Pemán, Curro Romero o, algo más recientes, José Manuel Caballero Bonald, Rocío Jurado, Jesús Quintero o Iñaki Gabilondo recibieron tan importante galardón.

Este año le toca a José Mercé, una de las figuras más importantes de los últimos tres lustros, aunque lleva cuarenta años de profesional. Fue a mediados de los 80 cuando comenzó a destacar en los festivales de verano, sobre todo en los de Sevilla, apoyado por el desaparecido Paco Vallecillo, que llegó a ver en él al sucesor de Antonio Mairena. Irrumpe precisamente cuando muere el maestro de los Alcores. Pero es cuando muere Camarón, en 1992, cuando le llega la hora a este descendiente del mítico Paco la Luz, el seguiriyero jerezano que vivió tantos años en la Alameda de Hércules con sus hijas, las cantaoras y bailaoras La Serrana y La Sordita.

El genio de la Isla de San Fernando, al que Mercé sigue a su manera, abrió el camino por el que, en su ausencia, camina desde entonces José Soto Soto, conocido como José Mercé, con éxitos discográficos tan célebres como Aire (2001), sin duda el éxito más importante de su carrera.

Producido por el guitarrista y compositor Isidro Muñoz, este disco lo ha sido todo en la carrera del cantaor jerezano, que llegó a batir récords de ventas en la historia de la discografía flamenca. Ni Camarón vendió tantos discos. Sin embargo, hay quienes piensan que su apego a lo comercial lo ha desplazado, perdiendo muchos enteros entre quienes lo siguieron desde que, siendo un adolescente, se afincó en Madrid para trabajar en tablaos de la capital de España y en rolarse en la compañía del gran Antonio Gades.

Mañana, después del fútbol, el exterior de la Parroquia de San Juan bautista se llenará de aficionados para escuchar cantar a José Mercé y a Clemente Junquera, y ver bailar a la sevillana Pastora Galván. Cartel corto pero sabroso, para que no les den las claras del día en Las Cabezas de San Juan.

  • 1