miércoles, 24 abril 2019
22:26
, última actualización
Cultura

Yerbabuena y sus 30 discípulos

La vuelta a la rutina se consuma por completo esta semana con la reapertura de los centros de formación. Ayer abrió sus puertas uno un tanto especial. El teatro Juan Rodríguez Romero de Dos Hermanas hace las veces de aula en la que imparte su primer seminario sobre flamenco la reconocida bailaora Eva Yerbabuena.

el 16 sep 2009 / 08:21 h.

Por Tomás Muriel

La vuelta a la rutina se consuma por completo esta semana con la reapertura de los centros de formación. Ayer abrió sus puertas uno un tanto especial. El teatro Juan Rodríguez Romero de Dos Hermanas hace las veces de aula en la que imparte su primer seminario sobre flamenco la reconocida bailaora Eva Yerbabuena.

Sobre las tablas del coliseo nazareno se darán cita hasta el domingo una treintena de amantes del flamenco. Casi todos mujeres, sólo dos hombres, llegado s desde puntos dispares del planeta como Venezuela, Turquía, Estados Unidos, Japón o Italia, que se reúnen por un mismo fin: aprender en primera persona del genio creador de la bailaora flamenca Eva Yerbabuena. Elocuencias a través del lenguaje flamenco es el título del seminario en el que la granadina se estrena como profesora.

"Pretendo enseñarles cómo deben saber iniciar una creación flamenca. No sólo es coreografía. Nos van a visitar directores de escena, diseñadores de vestuario o músicos, entre otros", asevera la propia Eva Yerbabuena, que recuerda que desde los 16 años, "y por necesidad", no impartía clases de flamenco.

Ahora, tras su triunfo en el teatro de la ópera de Sydney con el espectáculo Yerbabuena y por buena parte de la geografía nacional con su última creación, Lluvia, aprovecha esta semana para romper su rutina y poner en marcha esta propuesta, en la que, asegura, también "enseñar es aprender de lo que tienen que decir las nuevas generaciones".

Explorar el cuerpo y sentir de cerca el escenario. Así arranca una jornada del seminario a modo de calentamiento. Despojados de sus zapatos de baile, los alumnos sienten con sus propios pies las maderas desde la que deben saber transmitir al público. "Hay que dar intención a cada movimiento", apostilla Eva, que recorre las tablas del teatro nazareno supervisando las acciones de cada uno de los participantes en el curso.

Tras esto, llegan unas dos horas de clases prácticas de coreografía, en las que se conoce la técnica a través del cuerpo. Seguiriyas, soleares (una de las grandes especialidades de Yerbabuena), alegrías, tangos o bulerías son los instrumentos de los que se sirve la granadina para demostrar que el baile flamenco es un mano a mano entre técnica y sentimiento.

Durante la tarde tienen lugar las sesiones teórico-prácticas. La dirección de escena, la iluminación, el diseño de vestuario o la interpretación del cante y el toque flamenco, disciplinas "importantísimas" para concebir una nueva pieza.

El seminario sobre flamenco impartido por Eva Yerbabuena tendrá carácter bienal. Desde el ballet de la artista insisten en que Dos Hermanas, "ciudad que ha apostado mucho por este proyecto", será la sede permanente del mismo.

Con vista a próximas ediciones, se plantea la posibilidad de ampliar el abanico a otras culturas y modalidades de danza, tales como la contemporánea. Mientras tanto, la treintena de alumnos escogidos saborean el lujo de bailar al compás que les marca su admirada Eva.

  • 1