Cofradías

"Yo me quedo con el contraste de luz y sombra"

La cámara de Luis vio sin ser vista y retrató el silencio y el recogimiento de la cofradía.

el 29 mar 2010 / 18:26 h.

Una Semana Santa desde otra perspectiva, desde un lugar donde no entra otro foco, donde no suele haber testigos del fervor de los hermanos.

La Fábrica de Tabacos, sede de la Universidad de Sevilla y espacio donde se prepara para salir el Cristo de la Buena Muerte y la Virgen de la Angustia, es terreno de sosiego y recogimiento cada Martes Santo para sus 1.700 nazarenos y para todo el séquito de la cofradía de los Estudiantes.

En el Martes Santo del año pasado estuvo la cámara de Luis Serrano, fotógrafo de la Universidad, que supo retratar el silencio frente al ruido de diario y el blanco y negro frente a la explosión de color, siempre con la luz de los patios presente, "bajo la mirada atenta del padre de la Universidad, Maese Rodrigo, a los penitentes y que resume la unión de la fe y la cultura".

De las aulas llenas de profesores y estudiantes, a clases donde se preparan los costaleros; los bancos para los descansos de la jornada lectiva se convierten en asientos para la meditación y la oración antes de la estación de penitencia. La cámara de Luis vio sin ser vista "porque no quería interferir en el sentimiento" y el resultado se expone hasta hoy mismo en el Rectorado.

En una hora y 20 minutos, entre que empiezan a entrar los primeros nazarenos y hasta que la Cruz de Guía sale a la calle San Fernando, Luis se sorprendió por la forma que los hermanos de los Estudiantes tienen de vivir el Martes Santo: "Es la paradoja del edificio y de la gente.

Acostumbrado a los estudiantes universitarios, entrar en un mundo como el de la hermandad es conocer un mundo de silencio que nada tiene que ver con la forma de ver la Semana Santa desde la calle".

Son instantes, sentimientos y la forma de vivir el Martes Santo en los Estudiantes. "Los costaleros sufriendo al ponerse el costal, el abuelo que conversa con el nieto, el pequeño monaguillo formando un tres en raya con dos nazarenos... La manera de esperar a que el Cristo y la Virgen salgan a la calle", resume Serrano su paso por los patios de la antigua Facultad de Derecho el año pasado.

Su labor no fue un encargo, "lo hice porque quería ver lo que no veía nadie, enseñar cómo se vive la fe desde dentro de los pasillos de la Universidad", aunque ha gustado a la hermandad, que ha valorado su modo de transmitir la preparación de la estación de penitencia. Otra manera de ver, y de enseñar, desde un lugar privilegiado.

  • 1