jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización
Local

"Yo quiero ser la que le dé el agua a Nadal"

Centenares de personas hacen cola para lograr una entrada para la final de la Davis

el 15 nov 2011 / 20:34 h.

TAGS:

Colas para comprar una entrada de la Davis.

A las 19.00 horas ya se habían venido 3.800 localidades por lo que, de seguir este ritmo de venta, fuentes de la Real Federación Española de Tenis (RFET) daban casi por seguro que anoche mismo se agotarían los primeros 5.000 abonos que salieron ayer a la venta para asistir a la final de la Copa Davis.


A poco más de 15 días para que Sevilla acoja la segunda final de la Davis en su historia, la fiebre por el tenis se ha desatado ya en la capital hispalense. Desde bien temprano varios cientos de personas formaron grandes colas en los cuatro centros comerciales de la ciudad en los que se inició el proceso de comercialización.


En uno de estos puntos de venta, la Fnac, en la céntrica avenida de la Constitución, fue Jose, un sevillano de 29 años que trabaja como teleoperador, el primero en conseguir sus dos entradas, número máximo de localidades que se comercializaban por persona. Venía a por dos abonos de los más baratos, 180 euros, que "económicamente, es lo que me puedo permitir", aunque sumando los gastos de distribución de su cartera volaron en un instante 374,20 euros. Para ser el primero en elegir su localidad, Jose plantó su sillita plegable de los chinos a las puertas de la Fnac a las 21.30 horas del pasado lunes. Una toalla con los colores de España para resguardarse del frío y un bocadillo le ayudaron a pasar la gélida noche. Bueno, eso y también la conversación que le dieron su otra "familia", Ana, Gracia, Mariana y Nuria, las cuatro choqueras (vulgo oriundas de Huelva), todas ellas compañeras de trabajo, que se sumaron a la cola pasadas las 23.00 horas con ganas de arrasar el Estadio Olímpico del 2 al 4 de diciembre.


"Somos muy aficionadas al tenis. Nos encantaría viajar a Roland Garros y a Wimbledon, lo que pasa es que sale muy caro, así que venimos dispuestas aquí a estar en el mejor sitio. Vamos, yo quiero ser la que le dé las botellas de agua a Nadal", comentaba Ana momentos antes de que se abrieran las puertas del centro comercial que les franquearía el paso hacia sus codiciadas entradas. "Somos funcionarias y trabajamos en el INEM, así que antes de que nos bajen el sueldo, hemos venido a darnos un caprichito", replicaba Gracia, otra del grupo choquero. Y a fe que no escatimaron en recursos. Cada una de ellas se llevó un par de abonos de los más caros, a un precio de 390 euros por entrada más 13,30 euros en concepto de gastos de distribución. "Como los niños no ganen la Davis vamos a ver...", mascullaba Ana mientras guardaba en el bolso como oro en paño sus dos abonos.


La cola a las puertas de la Fnac apenas superó la altura de la confitería Filella, poco más de 50 metros, menguando progresivamente hasta casi su desaparición en torno a las 17.00 horas, explicó a este periódico personal del centro. Hoy la RFET pondrá a la venta, ya a través de internet y para todo el público en general, otro cupo de entre 5.000 y 6.000 abonos.

  • 1