Local

"Yo salí de nazareno"

Dos son las melodías preferidas de Torrijos: Mediterráneo y el Bolero de Ravel, la segunda por razones íntimas, y no tiene ni idea de a cómo está el kilo de centollo en el Merca.

el 11 abr 2011 / 19:51 h.

TAGS:

-Un refrán:
-Si quieres ganar, hay que pringarse.
-Un número del cero al 33:
-Seis.
-¿Qué gana usted siendo político?
-Yo tengo una patológica tendencia a entender la política como una vocación. No gano nada, o perdón: la próxima vez que nos veamos te voy a invitar a llevar una llave, conmigo, a una señora o señor de 68 años, de un piso, cuando como la última, caso de El Cerro, estaban en la calle. Y lo entenderías.
-Teniente de alcalde. Qué cosa más chula, ¿no? ¿Alguien lo llama mi teniente?
-No, ja, ja. Hay gente a la que los cargos les ponen. A mí no me pone ser primer teniente de alcalde. Sí entiendo que el poder democrático facilita la conquista de los derechos sociales, y por eso quiero tener poder político.
-¿Le gustó el Manneken Pis?
-¿Qué?
-El Manneken Pis
-¿El qué?
-El muñeco ése que orina, que está en Bruselas.
-Ah, sí, sí. Estuve viéndolo, como buen turista.
-¿Quién manda en el Torrijos Party?
-Manda el comité ejecutivo del PCA local.
-¿A cambio de qué dimisión presentaría gustoso la suya?
-De la de nadie.
-Una canción que le haga llorar (y no valen himnos).
-Hay dos canciones; una muy identitaria que es Mediterráneo, perdona el tópico, y otra que siempre he utilizado en determinadas circunstancias a través de mi vida y que me ha generado una dependencia, y que es el Bolero de Ravel. Pero en determinadas circunstancias muy privadas. Y entonces me ha generado cierta dependencia.
-¿El qué? ¿Las circunstancias o el Bolero de Ravel?
-No, el Bolero, ja, ja, ja.
-¿Usa coche oficial?
-Sí.
-¿Cómo se llama su chófer?
-Cambia. Pero yo no diría el nombre, de todas maneras.
-La carpa, la mariscada, el piquete, el Merca... menos mal que no usan ustedes trajes, ¿no?
-Bueno, hay quienes se ponen traje. Yo de vez en cuando me lo pongo. El problema son las dos varas de medir. Cada caso tiene una explicación. Cómo es posible que hace tres años estuviese yo en Bruselas, en el marco de una Feria Internacional del Pescado y el Marisco, y salga en una foto en la que no hay dos personas (esa comida no la hacen dos personas), que la paga uno de ellos (probablemente, el que la diera), que se investiga y no se paga con dinero público, y que se ha universalizado como la imagen degradada de un político que hace de su capa un sayo. Estábamos muchas más personas. Si te vas a Santiponce al Ventorrillo Canario, y vamos nueve personas, y nos pedimos un filete cada uno, cuesta probablemente lo mismo. Y sin embargo se ha llegado a un nivel tan patológico, tan terrible, que acojona. Pero nadie golpea con tamaña brutalidad a quien no teme.
-No le veo la pipa. ¿Qué pasa? ¿Se ha quitado o qué?
-No, si estoy nerviosísimo ahora mismo, tengo el mono.
-¿Qué marca de tabaco gasta?
-Stanwell. No, el tema está en que yo sigo fumando mucho en pipa, intento cumplir la norma, considero que es perjudicial, pero la relación ya con la pipa, para mí, desde los 17 o 18 años, es casi litúrgica. A mí una pipa, bien sentado leyendo o trabajando, me dura una hora. Ahora fumo más de noche. Yo me acuesto muy tarde y se ha convertido casi en orgásmico.
-¿Por qué el votante de izquierdas llora con los telediarios cuando gobierna la izquierda y por qué el votante de derechas se levanta a aplaudir con los telediarios cuando gobierna la derecha?
-Porque es inherente a la filosofía transformadora, solidaria y de progreso del pensamiento crítico. Y la gente que tenemos un compromiso ético e ideológico con la izquierda, cuando vemos que la izquierda gobierna, nos produce congoja.
-¿Cuánto cuesta un bollo de pan?
-Pueeeeeees... 60 céntimos.
-¿Y el periódico?
-Pueeeees... 1,50 euros.
-¿A cómo está el kilo de centollo en el Merca?
-No tengo ni idea, de verdad.
-¿Para quién está siempre cuando lo llama por teléfono?
-Para mi familia.
-¿Por qué se lo ha pensado tanto antes de responder?
-Porque también me llama gente con problemas y también estoy siempre para ellos.
-¿Se ve de concejal hasta los 67 años?
-Yo, en el Ayuntamiento, no; yo quiero pensar que estaré en la política y en el compromiso político hasta siempre. Para mí el Ayuntamiento es una circunstancia.
-¿A qué edad de su vida regresaría sin dudarlo?
-A los 19.
-¿Por qué?
-Fue la gran eclosión para mí. Eclosión sexual, cultural, política. Como si de la noche a la mañana en aquellos años se te abrieran todas las expectativas de vida: cuando te vas de tu casa, que te buscas la vida, que tu padre te quiere ayudar y le dices que no, que conoces a Marcelino Camacho, que te metes en Comisiones Obreras, que dejas de ser creyente militante (porque yo salía de nazareno)...
-¿Dónde salía de nazareno?
-En Los Negritos y en Santa Cruz.
-¿A qué personaje histórico devolvería la vida aunque sólo fuera por cinco minutos?
-A Rosa Luxemburgo.
-Sabiendo lo que sabe, y si usted no fuese usted, ¿a qué partido votaría en las municipales?
-Yo votaría sin lugar a dudas, a la persona más comprometida, al más guapo, al más coherente, que se llama Torrijos.
-¿Qué pasa con su primer apellido, no le gusta?
-La única persona que me ha llamado Rodrigo es Julio Anguita, no sé por qué.
-¿Cuántas denuncias le han puesto desde que es concejal?
-Pueeeeeees... Tengo ahora tres o cuatro... Pues yo creo que unas siete, ocho o nueve, quizá.
-¿Qué delito o qué falta cometería si supiera que jamás lo descubrirían?
-Fumar en el despassssho del alcalde, ja, ja, ja.

  • 1