Local

Yves Saint Laurent, vida de cine

el 09 mar 2013 / 20:51 h.

TAGS:

Sucedió ya con otro mito de la moda, Coco Chanel. Dos filmes sobre la vida de Yves Saint Laurent libran, antes de llegar a la cartelera, una ruda carrera por hacerse con la mayor parte del pastel de la taquilla. La experiencia dice que el primero en aterrizar en las salas arrastra la mayor parte del público, de manera que ambos proyectos han apretado el acelerador al tiempo que explotan sus ventajas y se presentan como el retrato más fiel del brillante y torturado creador francés.
   En este terreno tiene las de ganar la película que dirige Jalil Lespert sobre el modisto fallecido en el 2008 víctima de un tumor cerebral. Lespert cuenta con el apoyo del que fuera socio y pareja de Saint Laurent durante 30 años, Pierre Bergé, que ha permitido al realizador consultar sus archivos. Pero otro proyecto se ha cruzado en su camino.
   Dos meses después de anunciarse el rodaje, un segundo filme entró en liza con Bertrand Bonello detrás de la cámara y Gaspar Ulliel de protagonista. Las primeras imágenes del actor transformado en Saint Laurent son de un realismo turbador. El intérprete del proyecto rival, Pierre Nimey, joven promesa del cine francés con la celebridad aún por construir, se enfrenta a su primer gran papel con una baza de incierta garantía: los consejos de Bergé.
   Una colaboración de la que no se beneficiará Ulliel. A la pareja de Saint Laurent no le ha hecho ninguna gracia que Bonello no le haya consultado. “Me he enterado por la prensa. Lo mínimo que podía haber hecho el realizador es venir a verme, tiene talento y yo no tenía ninguna razón para mostrarme desfavorable”, lamenta Bergé.
   Ofendido, el empresario amenazó vía Twitter con un proceso judicial invocando su “derecho moral” sobre la obra de Saint Laurent e incluso ha enviado cartas a la producción advirtiendo de que se opondrá a la difusión del filme. “No puedo tolerar que se apropien sin autorización de mi vida y de la obra de la que soy garante, ¡eso se llama robo!”, argumenta. Jurídicamente no está claro que el heredero de Saint Laurent pueda vetar la cinta de Bonello, pero sí puede poner trabas al uso de sus creaciones o considerar que atenta contra su derecho a la imagen. El director centra su relato en el decenio 1965-1976, época en que Saint Laurent pasó de joven a leyenda y en la que aparecen sus adicciones y su compleja sexualidad.

DROGA Y ALCOHOL Pero no es esto lo que parece irritar a Bergé. “Cayó en la droga y el alcohol, sería idiota que un filme sobre él no hablara de ello”, sostiene. La película de Jalil Lespert, que toma la relación entre el empresario y el modisto como hilo conductor, tampoco pasará por encima de las sombras del personaje. ¿Cuál es entonces el problema En el mundillo se comenta que Bergé teme ser excluido, borrado de la historia. De momento, la polémica alimenta el morbo (¿habrá una versión autorizada y una prohibida sobre Saint Laurent ) mucho antes del estreno, que se espera para el 2014

  • 1