Local

Zapatero abordará con los ‘barones’ la situación del PSOE

El presidente quiere atajar la crisis interna abierta en el partido por las disensiones y las pésimas encuestas antes del Comité Federal del día 23

el 11 oct 2010 / 19:48 h.

TAGS:

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, quiere zanjar de una vez por todas la crisis interna abierta en el partido tras las últimas disidencias públicas, como la de José María Barreda (Castilla-La Mancha) o Guillermo Fernández Vara (Extremadura).

Por ello, el presidente va a iniciar una ronda de reuniones discretas con los máximos dirigentes del partido para estudiar la situación, según publicó ayer el periódico El Mundo. Estos contactos tendrán lugar antes del Comité Federal del PSOE, previsto para el 23 de octubre.

El objetivo de Zapatero es poner freno al desánimo instalado entre los propios dirigentes socialistas tras las últimas encuestas: ayer los sondeos de Público y La Razón otorgaban una ventaja de 13 puntos al PP de Mariano Rajoy y una intención de voto de tan sólo el 30%. Un pesimismo que se ha traducido en algunos dirigentes en una huida hacia adelante: como es el caso del el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda. El líder manchego se ha convertido en el más crítico de todos los barones socialistas ante el temor de perder la comunidad en las elecciones del próximo 22 de mayo, una región que siempre ha estado gobernada por el PSOE. El pasado viernes Barreda instó a Zapatero a "cambiar el rumbo" del Gobierno y sus políticas, para evitar una "catástrofe electoral". El domingo rectificó a medias, pero el PP ya tenía munición.

Según la información de El Mundo, el entorno de Zapatero asegura que el presidente entiende algunas declaraciones por el momento tan crítico que atraviesan el país y el partido. Pero ello no impide que esté "dolido".

Por ello el líder socialista está cerrando comidas y encuentros con los máximos responsables del PSOE para estos días y evitar de paso que el cónclave se convierta en una moción de confianza a su gestión y liderazgo, algo que parece hoy poco probable.

Y es que los ministros y el PSOE se han conjurado en la defensa de la labor del presidente y sus políticas. Uno de ellos es la ministra de Defensa, Carme Chacón, quien ayer aseguró que Zapatero ha demostrado que es "responsable" y "valiente" tras el proceso de elecciones primarias en el PSOE y defendió su candidatura de cara a las próximas elecciones generales. Pregunta en Antena 3 sobre si se ve como la sucesora del presidente, Chacón reiteró que es decisión del presidente, que el partido estará detrás de él sea cual sea esta pero que, en cualquier caso, España ya está preparada para tener una mujer al frente del Ejecutivo.

También el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, afirmó que el liderazgo del Zapatero es "incuestionable" dentro del partido y manifestó su confianza en que "día a día se va a demostrar su fortaleza ante todos los españoles. Por su parte, la titular de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, reconoció que las reformas económicas emprendidas por el Gobierno generan "discrepancias" e "inquietudes" dentro de las propias filas socialistas. Aunque inmediatamente después destacó -utilizando para ello los mismos calificativos que Chacón- el "liderazgo" y la "valentía" de Zapatero y consideró que el Gobierno debe mantener el rumbo que se ha fijado y se manifestó convencida de que los resultados no llegarán en el corto plazo, pero sí en el medio plazo.

Ayer, en la inauguración de la ampliación del aeropuerto de León, Zapatero no abordó este asunto pero consideró que España tiene "garantizado" un futuro de crecimiento económico que se producirá "con fuerza" tras hacer las reformas que sean necesarias para el país.

En cambio desde el PP no dejaron escapar la ocasión. El Partido Popular consideró que en el PSOE se ha abierto "el melón sucesorio" al "comprobar" en Madrid que José Luis Rodríguez Zapatero es "un lastre" para las perspectivas electorales de los socialistas. "Los dirigentes socialistas se apresuran a desmarcarse del líder socialista para salvar sus expectativas electorales", recalca el PP en un argumentario interno enviado a sus cargo.

  • 1