Local

Zapatero abre la puerta a un pleno extraordinario sobre financiación

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, abrió la puerta ayer a celebrar un pleno extraordinario en el Congreso sobre la reforma de la financiación autonómica para calmar los ánimos territoriales, sobre todo tras el frente común del Gobierno catalán y CiU el pasado sábado. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 09:56 h.

TAGS:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, abrió la puerta ayer a celebrar un pleno extraordinario en el Congreso sobre la reforma de la financiación autonómica para calmar los ánimos territoriales, sobre todo tras el frente común del Gobierno catalán y CiU el pasado sábado.

Zapatero manifestó su "disposición" a comparecer en la Cámara Baja pero reclamó a los grupos parlamentarios que tengan en cuenta si esta comparecencia es "útil" para llegar a "un acuerdo razonable" en la negociación del nuevo modelo.

El presidente recordó sus comparecencias ante el pleno del Parlamento durante la pasada legislatura y señaló que, a su juicio, esto forma parte "del mejor comportamiento democrático", por lo que aseguró entender la posición de los partidos que han pedido sus explicaciones en un pleno extraordinario. "Es lógico que el presidente comparezca ante los temas que son de máxima relevancia", insistió.

Zapatero recordó también la propuesta planteada por el vicepresidente económico, Pedro Solbes, y subrayó que este primer informe señala una mejora de la financiación para todas las comunidades, algo que, según enfatizó, se cumplirá en el acuerdo final. "Partimos de las dos premisas más importantes, consenso en la necesidad de reforma y mejora de todas las comunidades -argumentó-. Eso es irrefutable".

La reforma de la financiación autonómica ha encontrado esta semana un punto de tensión inusitado después de que el pasado sábado -fecha tope prevista en el Estatut para que la comunidad alcanzara un acuerdo con el Gobierno central- el Ejecutivo tripartito catalán y CiU acordaran un frente común en su demanda de un modelo para Cataluña que es rechazado por las comunidades socialistas como Andalucía, que lo consideran inconstitucional por pretender que sea negociado bilateralmente y porque, a juicio del PSOE andaluz, no respeta los criterios de solidaridad territorial que fija la Carta Magna.

Esta postura le valió a la Junta de Andalucía duras críticas desde el Ejecutivo catalán y el pasado martes el conseller de Innovación, Josep Huguet (ERC), tachó de "califato" a la comunidad por oponerse al sistema de financiación que propone Cataluña.

A pesar de estos roces, Zapatero defendió ayer que el Gobierno tenía razón cuando planteó la necesidad de reformar el sistema de financiación y señaló que ahora todas las comunidades "asumen ya" que es necesario encontrar un nuevo modelo. El presidente reconoció que se trata de un proceso "de diálogo" que "lleva su tiempo" porque cada comunidad defiende sus posiciones, pero manifestó su convicción en que se alcanzará un acuerdo.

  • 1