sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización
Economía

Zapatero admite su intención de subir impuestos pero sólo a rentas muy altas

El presidente descoloca a parte de su equipo y accede a la petición de los barones del PSOE para que incremente la carga fiscal a los ricos

el 19 may 2010 / 11:00 h.

Zapatero, ayer durante la rueda de prensa tras la cumbre UE-Comunidad Andina.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, deshojó ayer la margaritabarones del PSOE sobre los impuestos y anunció una subida que dejó descolocados a varios de sus ministros, que horas antes y también momentos después insistían en que, por ahora, tal aumento no estaba puesto encima de la mesa. Zapatero cedía así ante los , quienes le pidieron la semana pasada que las rentas altas tuvieran un incremento de la carga fiscal para que no fueran sólo las bajas y medias las que soportaran las medidas de recorte del déficit fiscal, una petición que compartían José Blanco, ministro de Fomento, y Manuel Chaves, vicepresidente tercero. Y Elena Salgado, sin saber nada.

Zapatero reconoció que planea subir los impuestos, aunque precisó que la eventual reforma fiscal no tiene fecha y garantizó que sólo afectaría "a los que realmente tienen, y no a la clase media". En la rueda de prensa tras concluir la VI Cumbre entre la UE y la Comunidad Andina, Zapatero matizó que el momento de tomar esa decisión será "el que el Gobierno estime conveniente", en función de su programación del plan de consolidación fiscal

La hipotética reforma, indicó, no afectaría "a la inmensa mayoría de los impuestos" y estaría dirigida "a los que realmente tienen y no, por supuesto, a la clase media, que soporta buena parte de los esfuerzos fiscales del país".

Zapatero respondía, así, al ser preguntado por las declaraciones de varios de sus ministros en los últimos días, que no dejaban claro si el Gobierno estudiaba o no una eventual reforma tributaria añadida al plan de recorte del gasto anunciado en el Parlamento para reducir el déficit público.

Según apuntó, el Ejecutivo ha pedido un esfuerzo "importante" y duro" a buena parte de la población, trabajadores y pensionistas, para reducir el déficit y dar "credibilidad" a la voluntad de España de tener unas cuentas equilibradas a corto y medio plazo. En ese debate, añadió, la mayoría de los ciudadanos considera que ese esfuerzo debe ser mayor por parte de "los que tienen más".

Quiso dejar claro que la eventual reforma fiscal estará dirigida exclusivamente a "los que tienen un volumen importante" de recursos, y nunca a las clases medias.

En la víspera, la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, aseguró que Bruselas no iba a pedir a España más alzas de impuestos. El titular de Trabajo, Celestino Corbacho, señaló ayer que la mayor carga fiscal no estaba en la agenda del Ejecutivo, frente a un Blanco que advertía de que la crisis no le iba a salir más barata a quienes más ganan. Chaves negó que existiera descoordinación.

En cambio, ese último reproche fue lanzado desde el PP, que habló de "improvisación", "engaño" a los ciudadanos y subida fiscal "ideológica". CCOO dijo que el aumento es necesario, aunque criticó la improvisación del gabinete de Zapatero, mientras UGT le instó "a ser valiente" y acometer la reforma fiscal.

  • 1