Economía

Zapatero asegura que el Ejecutivo no intervendrá para vetar a Lukoil

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, descartó ayer "absolutamente" una intervención pública o una toma de participaciones en Repsol YPF o en Sacyr por parte de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para evitar la entrada de la rusa Lukoil. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 18:54 h.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, descartó ayer "absolutamente" una intervención pública o una toma de participaciones en Repsol YPF o en Sacyr por parte de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para evitar la entrada de la rusa Lukoil.

Zapatero pidió "sensatez y responsabilidad", ya que Repsol y sus accionistas de referencia son empresas privadas y, si tienen problemas o hay cambios, la respuesta debe ser empresarial, dijo. El presidente, que atribuyó las posibles divergencias en el Gobierno o en el PSOE a falta de información, respondió a las críticas del PP y defendió la política exterior realizada en favor de firmas españolas en el extranjero.

Así, pidió respeto a las empresas "para que lleguen a un acuerdo, si es que tiene que haber cambios en Repsol", e insistió en que actuar en la operación "ni forma parte de la responsabilidad del Gobierno, ni va a formar parte de la decisión" del Ejecutivo. Agregó que cuando puede verse afectado el interés general, el Gobierno debe actuar dentro de sus posibilidades para que todo salga bien, "pero no está en sus manos la decisión" y "sería un error" que la SEPI entrara o bien en Repsol o en Sacyr.

Ante quienes recelan del interés de la rusa en España, pidió que se tenga en cuenta que el interés en la operación puede corresponder a empresarios españoles, "que han querido hacer una asociación estratégica con una firma rusa". Así, Zapatero afirmó que "en el horizonte" no hay "señal de alarma" sobre el suministro energético.

Por su parte, Lukoil expresó ayer su disposición a presentar garantías adicionales a los bancos para financiar su entrada en Repsol a través de la compra de la participación de Sacyr -que se dejó ayer un 8,05% en el parqué-. Representantes de la firma rusa expusieron su propósito a los acreedores de Sacyr, que se reunieron ayer con La Caixa para seguir estudiando las condiciones para traspasar a Lukoil el préstamo concedido a la inmobiliaria.

En este sentido, el presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), Aurelio Martínez, calificó de operación "muy complicada" la financiación a Lukoil. "La subrogación del crédito de 5.000 millones presenta dificultades, es una macro operación tremenda", dijo.

Plan del ejecutivo. También ayer, el presidente anunció que el plan de inversión pública que prepara el Ejecutivo y que presentará mañana se extenderá hasta 2010, mientras que desde la oposición, el presidente del PP, Mariano Rajoy, se mostró partidario de una bajada de impuestos para reactivar la economía. El plan estimulará la demanda e incrementará la inversión en innovación, productividad, energía, infraestructuras y educación, tal y como explicó Zapatero en una jornada de The Economist. Adelantó que uno de los sectores a los que va dirigido es el del automóvil, con el fin de estimular la demanda e incentivar el empleo, aunque dijo que esperará a las iniciativas que proponga hoy la Comisión Europea ante la crisis.

Admitió, además, que el plan del Gobierno puede elevar el déficit público en 2009 por encima del 3%, el límite establecido en el Pacto de Estabilidad , y que en octubre se situó en el 0,78% del PIB (8.585 millones de euros).

  • 1