martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Local

Zapatero deja la puerta abierta a una reducción del Gobierno

el 09 jun 2010 / 18:44 h.

TAGS:

Ángeles González-Sinde, Trinidad Jiménez, Beatriz Corredor y Bibiano Aído escuchan la intervención del presidente.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró ayer que está desarrollando un plan de racionalización y reducción de la estructura de la Administración del Estado y de las empresas públicas y añadió que no descarta "más medidas". Y dijo más: señaló que "no tiene inconveniente" en abordar el debate de la composición del Ejecutivo. Esta última frase, su no rechazo, fue la máxima política de la jornada de ayer. E incluso muchos analistas interpretaron esas palabras como el ambiguo anuncio de la crisis de Gobierno prevista desde hace meses.

En la sesión de control del Congreso de los Diputados, Zapatero respondía así al líder de la oposición, Mariano Rajoy, que le preguntó si tiene previsto cumplir los acuerdos de la Cámara Baja para la reducción del Gobierno, dado que el Pleno del Congreso ha votado cinco veces a favor de esa disminución de la estructura gubernamental.

En su discurso, Rajoy le recriminó que no dé valor a las resoluciones del Parlamento, ya que, según subrayó, los diputados han votado a favor de "evitar duplicidades, reducir costes y ser más eficaces", así como "reducir un 25% el número de altos cargos" donde el Gobierno "tiene un récord histórico". Igualmente, le recordó que también se ha pedido al presidente que suprima los Ministerios de Cultura e Igualdad, así como la Vicepresidencia Tercera, algo que a su entender sería "una medida muy ejemplarizante en este momento".

"¿Qué valor le da usted a las resoluciones de esta Cámara? ¿Lo que votamos los diputados sirve para algo? Eso que decía de que el Parlamento era el centro de la vida política ¿es realmente así? porque llevan 22 resoluciones de la Cámara incumplidas, la última en materia de pensiones", espetó a Zapatero, para emplazarle a decir con "claridad" si va a hacer "caso o no" de lo que aprueba el Congreso de los Diputados.

En su turno, el presidente del Gobierno recordó que hay un plan de racionalización y reestructuración de la Administración del Estado y de empresas públicas "que sigue su curso" y añadió que no descarta "más medidas". Y sobre la composición del Gobierno, puntualizó que "todos" están obligados a "cumplir la ley", que establece la "competencia" del presidente del Gobierno para fijar el número de ministros y vicepresidencias. "Cumplimos el primer mandato del Estado de Derecho, que es el cumplimiento de la ley", aseveró.

Eso sí, admitió que "no tiene inconveniente" en abordar este debate si hay una proposición de ley en marcha sobre este tema y, por lo tanto, "reconsiderar ese cambio sustancial de lo que han sido las reglas de juego entre Parlamento y Ejecutivo".

En todo caso, Zapatero recalcó a Rajoy que un recorte de carteras no implicaría un gran ahorro y que éste se conseguiría abarcando "todas las partidas" y "una racionalización de todas las Administraciones Públicas". "En ese empeño estamos y nos gustaría contar con el apoyo, la colaboración y la concertación en todos los niveles de todas las fuerzas políticas porque lo necesita nuestro país y seguramente porque se pueden hacer las cosas con menos recursos de los que habitualmente se hacen en las Administraciones", enfatizó.

Tras asegurar a Rajoy en que ambos están de acuerdo en que hay que "racionalizar" las estructuras del Estado, reiteró que el Ejecutivo tiene "voluntad" de poder compartir este asunto con todos los grupos parlamentarios, incluido el PP, si se deja "al lado la demagogia" y se "piensa en el interés general".

No fue el único enfrentamiento en la sesión de control. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, prometió que el Ejecutivo agotará la legislatura y jugará duramente "la segunda mitad del partido" pese al "calentón electoral" del PP, que quiere que se pite "ya el final" del encuentro no sea que se vaya "a dar la vuelta". "Pues va a ser que no", avisó De la Vega a la portavoz parlamentaria del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la sesión de control, donde también dijo que el principal partido de la oposición lleva seis años "en huelga de brazos caídos" y "sin dar ni un palo al agua".

Sáenz de Santamaría subrayó que al Gobierno no le respeta nadie porque él "ya respeta nada ni a nadie" y le dijo a De la Vega que al Ejecutivo "le falta proyecto y le sobran críticos".

  • 1