Local

Zapatero desvela que Rajoy le aconsejó "buena mano" cuando le informó de la crisis

Subraya que la situación económica fue la única razón de que suspendiese su viaje a Iberoamérica, no el riesgo de caos aéreo.

el 06 dic 2010 / 15:03 h.

TAGS:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PP, Mariano Rajoy, han departido unos minutos sobre el conflicto creado por los controladores aéreos durante la recepción que ha tenido lugar en el Congreso con motivo del 32 aniversario de la Constitución. Según ha revelado el jefe del Ejecutivo, el presidente del PP le deseó que tuviera "buena mano" el pasado viernes cuando le informó de su decisión de militarizar el espacio aéreo a la que siguió la declaración del estado de alarma.

En contra de lo que ha ocurrido en años anteriores, en esta ocasión tanto Zapatero como Rajoy se han mostrado muy remisos a protagonizar los tradicionales 'corrillos' con los periodistas durante el aperitivo que sigue al discurso que el presidente del Congreso, actualmente José Bono, pronuncia cada 6 de diciembre.

Pese a la insistencia de los informadores, el líder del principal partido de oposición se ha negado en todo momento a hacer valoración alguna sobre la crisis que la situación del cierre de los aeropuertos españoles de este fin de semana ha generado, ni tan siquiera ha querido desvelar el contenido de la conversación mantenida con el presidente del Gobierno.

Sí ha reiterado el respaldo que el PP ha brindado y brindará al Gobierno con el decreto de declaración de alarma que aprobó el pasado viernes, lo que no significará que su partido no vaya a pedir explicaciones al jefe del Ejecutivo sobre lo sucedido. Las primeras tendrán lugar el próximo jueves en el Congreso.

Tampoco Zapatero tenía en principio intención de intercambiar impresiones con los informadores. Pero, finalmente, los periodistas lograron plantearle algunas preguntas, teniendo por testigos al líder del Partido Socialista de Madrid, Tomás Gómez, y a la portavoz socialista en la Asamblea madrileña y miembro de la Ejecutiva Federal, Maru Ménendez.

ZAPATERO CUENTA CON EL APOYO DEL PP

El presidente también evitó dar detalle alguno sobre su conversación con Rajoy, pero sí admitió que cuando le llamó el pasado viernes para informarle de que estaba decidido a militarizar el espacio aéreo, el líder 'popular' le deseó que tuviera "buena mano", lo que él interpretó como una muestra de apoyo.

También destacó la importancia de que Rajoy haya avanzado que el próximo jueves expresará su apoyo al Gobierno cuando Zapatero comparezca en el Congreso. "El discurso es muy importante, no es asunto menor", comentó el presidente incidiendo en que ese debate parlamentario será trascendental porque no tiene precedente y la declaración del estado de alarma supone, en la práctica, que se está desarrollando la Constitución.

Según explicó, tras evacuar consultas y releer varias leyes el pasado viernes a las seis y media de la tarde ya tenía claro que era necesario aplicar el artículo 116.2 de la Constitución. Aunque admitió que la palabra "alarma" puede generar inquietud y recordar que en la legislación de otros países, éste término equivale al de "emergencia", volvió a justificar su decisión en la gravedad que suponía el cierre del espacio aéreo.

ESTRATEGIA "GRADUAL" DE COMUNICACIÓN

Respecto a la polémica suscitada por su no comparecencia ante los medios durante todo el fin de semana, Zapatero explicó que el Gobierno optó por una estrategia de comunicación "gradual" midiendo muy bien en todo momento "la fuerza" de interlocutor.

Por eso, el primero en dirigirse a los ciudadanos fue el ministro de Fomento, José Blanco; después lo hizo el vicepresidente primero y portavoz, Alfredo Pérez Rubalcaba, y, una vez que el conflicto parecía estar entrando en vías de solución y los aviones volvían a volar, no se consideró pertinente una comparecencia suya.

Fuentes del Ejecutivo precisaron que en el Consejo de Ministros extraordinario que se celebró el pasado sábado se decidió que no compareciese Zapatero a tenor del perjuicio que podría causar a la imagen de España en el exterior ver al presidente del Gobierno declarando un estado de alarma por el plante de un colectivo de profesionales.

El conflicto de los controladores también fue objeto de conversación entre Zapatero y otros invitados como la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, y los magistrados del mismo órgano Pablo Pérez Tremps y Pascual Sala. Este último, que fue presidente del Tribunal Supremo, aprovechó para felicitar al jefe el Ejecutivo por su actuación en el conflicto generado por el 'plante' de los controladores: "Lo habéis hecho muy bien", le dijo.

MULTICONFERENCIA EN PLENA CRISIS AÉREA

Durante su conversación con los periodistas, Zapatero desveló que el pasado sábado, en plena crisis aérea, mantuvo una multiconferencia con los líderes miembros del eurogrupo y quiso dejar claro que la situación económica era el único motivo que le había llevado a suspender su presencia en la Cumbre Iberoamericana de Mar del Plata y que, por tanto, no tuvo nada que ver el incipiente conflicto de los controladores.

Respecto a las turbulencias financieras que la semana pasada afectaron a España, Zapatero admitió que la principal diferencia con la situación que se vivió el pasado mes de mayo residía en que mientras entonces las decisiones de adoptaban entre todos los países de UE, ahora le correspondía tomarlas a España en solitario.

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, negó por su parte que la crisis aérea sufrida en España este fin de semana vaya a afectar a los mercados en los próximos días porque, según ha apuntado, en comparación con la nube volcánica que afectó a buena parte de Europa el pasado mes de mayo, el cierre del espacio aéreo español tan sólo ha durado 24 horas.

PERDÓN POR PROVOCAR

En un encuentro con los informadores, Salgado también se ha mostrado segura de que el conflicto en los aeropuertos españoles no se volverá a repetir dada la "firmeza" y "determinación" con la que ha actuado el Ejecutivo. La misma convicción han manifestado los titulares de Justicia y de Fomento, Francisco Caamaño y José Blanco. "Al final vamos a tener que pedir perdón por haberlos provocado", ha comentado con sorna Rubalcaba.

En concreto, Caamaño ha subrayado que los 15 días de alarma que establece el decreto del Gobierno son bastantes, y que a partir de ahí serán las Cortes las que decidan sobre una posible ampliación. En todo caso, ha querido dejar claro que esa situación se mantendrá hasta que se garantice que no va a volver a darse un conflicto igual.

De su lado, Blanco ha revelado que el Gobierno está trabajando estos días en una nueva norma para regular el acceso a sus plazas de los nuevos controladores que ya han recibido la formación pero que ahora requieren la habilitación expresa por parte de sus compañeros.

  • 1