Economía

Zapatero: 'El IRPF no se tocará'

Tras casi dos semanas de confusión acerca de si se subirán o no los impuestos y de qué manera, al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no le quedó más remedio ayer que aclarar que el alza no afectará al IRPF, o lo que es lo mismo, a las rentas del trabajo. Sí se dejará sentir, por contra, en las relativas al capital y los 400 euros.

el 16 sep 2009 / 07:58 h.

Tras casi dos semanas de confusión acerca de si se subirán o no los impuestos y de qué manera, al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no le quedó más remedio ayer que aclarar que el alza no afectará al IRPF, o lo que es lo mismo, a las rentas del trabajo. Sí se dejará sentir, por contra, en las relativas al capital y los 400 euros.

La revisión de la política fiscal que está realizando el Ejecutivo para paliar la caída de ingresos en las arcas públicas dejará al margen los tipos impositivos del IRPF, con lo que no afectará a las rentas obtenidas del trabajo. Por contra, las figuras que sí protagonizarán subidas se corresponderán con las que gravan las rentas de capital, que son las que proceden de productos financieros como depósitos bancarios, beneficios de fondos de inversión, seguros de vida, así como las plusvalías obtenidas por la venta de acciones o viviendas.

El Gobierno, en cambio, "no tocará" los tipos del IRPF ni el Impuesto de Sociedades, exceptuando la bajada ya anunciada para pymes que mantengan y creen empleo. "Hemos apuntado por dónde van las premisas", indicó ayer el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, que tuvo que aclarar la confusión generada en los últimos días sobre cómo afectará al bolsillo el aumento de la presión fiscal.

Aun así, habrá que esperar hasta la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para conocer su alcance en detalle.

El presidente confirmó que los cambios en los que trabaja el Gobierno no afectarán finalmente a las rentas del trabajo ni a las empresas, al asegurar que sólo hay cierto margen de maniobra en torno a los 400 euros y en "algún otro espacio fiscal", que finalmente identificó como las rentas de capital y las plusvalías.

"No contemplamos tocar los tipos de IRPF", garantizó, tras explicar que, en un momento como el actual en el que se necesita tanto empleo, es necesario preservar las rentas del trabajo para no encarecer los puestos de trabajo.

Zapatero reiteró una vez más que la política fiscal es un instrumento que el Gobierno debe utilizar para responder a la situación económica, sobre todo, cuando hay cambios tan bruscos como el que ha habido en los últimos tiempos.

En este sentido, recordó que cuando los tipos de interés llegaron al 5% el Gobierno reaccionó con una respuesta fiscal "razonable" en beneficio de todos los ciudadanos, que consistió en crear una deducción extra de 400 euros en el IRPF para transferir 6.000 millones de euros a la sociedad española.

pide un esfuerzo. Señaló que "hay muchos ciudadanos que entienden que el Gobierno les diga que tenemos que atender a personas que se han quedado sin prestación por desempleo", y subrayó que "con una pequeña aportación", que puede ser modificar la deducción de los 400 euros, "cada español va a favorecer que una familia sin prestación la pueda tener por seis meses".

En esta línea, incidió en que en una grave crisis que obliga a incrementar el gasto para garantizar la cohesión social, el Gobierno "está obligado" a pedir a una parte importante de la sociedad que haga un "pequeño esfuerzo" para ayudar a la gente que tiene más dificultades.

"¿Por qué se lo pediremos? Porque es razonable", subrayó Zapatero, quien aseguró que, una vez que la economía lo permita, el Gobierno volverá a bajar los impuestos. "No lo hacemos por subir impuestos, la tendencia de este Gobierno es bajarlos", destacó.

Además, insistió en que las subidas serán prudentes, moderadas y limitadas, y explicó que lo que se va a pedir es un esfuerzo a quien "puede hacerlo", al tiempo que recordó que, en cualquier caso, la presión fiscal estará por debajo del nivel de 2004.

Ante el aluvión de críticas que le han llovido al Ejecutivo por la manera en la que ha planteado este alza de tributos, el presidente precisó que "el Gobierno responde a cada situación económica. Eso no es improvisar, es ser consciente de la coyuntura que se vive", dijo, y en un momento de recesión como el actual y en el que hay una exigencia de gasto público para mantener las políticas sociales -prosiguió- hay que "moderar" o "corregir algo" la posibilidad de bajar impuestos.

Por su parte, desde la oposición, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, criticó que los españoles tengan que pagar con más impuestos "el despilfarro y la incompetencia" del presidente del Gobierno, al tiempo que líderes de ese partido abogaron por actuaciones en sentido contrario, de bajar los tributos.

Por su parte, el portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, aseguró ayer que la subida "moderada, fraccionada y temporal" de los impuestos directos que plantea el Gobierno está "completamente justificada" por la crisis y "en ningún caso" afectará negativamente a las rentas medias y bajas.

  • 1