Economía

Zapatero encara otro desplante de Sarkozy al peso económico español

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, insistió ayer en su decisión de excluir a España de la lista de participantes de la cumbre financiera internacional que se celebrará a mediados de noviembre, escudándose en que podría crear problemas con países "de similar tamaño" como Polonia.

el 15 sep 2009 / 17:10 h.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, insistió ayer en su decisión de excluir a España de la lista de participantes de la cumbre financiera internacional que se celebrará a mediados de noviembre, escudándose en que podría crear problemas con países "de similar tamaño" como Polonia.

En una comparecencia ante el Parlamento Europeo, Sarkozy dejó a España fuera de la próxima cumbre internacional para la reforma del sistema financiero, al plantear que se organice en torno al G8, al que se sumarían las principales economías emergentes, México, Brasil, China, India y Sudáfrica, reunidas en el llamado G5.

En una rueda de prensa posterior, Sarkozy subrayó que "España está jugando un papel considerable en la resolución de la crisis financiera", especialmente el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, quien propuso la organización de la reunión de líderes del Eurogrupo en la que comenzó a definirse una respuesta europea conjunta.

Destacó ayer la importancia de España en la escena internacional, pero recordó que no pertenece al G8.

No soy yo quien decide los miembros del G-8, no es por mis méritos que Francia forma parte del G-8, me he encontrado con esta situación. Tratándose del G-8, podemos desear que España, que ha progresado mucho este año, que es una gran nación, una gran economía, tenga su lugar llegado el momento, pero no soy yo quien decido", resaltó.

Declaró que no se trata de crear un nuevo formato para la cumbre financiera internacional sino de adaptar los formatos que ya existen, como el G-8. En este sentido, opinó que invitar a España "planteará también el problema de Polonia y sus 38 millones de habitantes".

Explicó que ha propuesto que en la cumbre financiera estén representados el secretario general de la ONU, el presidente del Banco Mundial y el director del Fondo Monetario Internacional, y dijo que si luego se celebran nuevas reuniones ya se discutirá sobre si las invitaciones se amplían a más países.

Sarkozy afirmó en todo caso que antes de la conferencia internacional convocará una reunión de los líderes europeos para prepararla y lograr que "Europa hable con una sola voz y pueda hacerse oír".

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, hizo estas declaraciones junto a un llamamiento los gobiernos de la Unión Europea a acudir con fondos públicos en ayuda de sus grandes empresas para evitar una desventaja frente a las de otras zonas y que caigan en manos de inversores extranjeros.

Para el presidente francés, "la crisis financiera nos lleva a una crisis económica" a la que, igual que han hecho ante las turbulencias, los Veintisiete deben responder de manera unida.

Entre las ideas que planteó a los eurodiputados, destaca la creación de fondos soberanos en cada Estado miembro para entrar en el capital de las grandes empresas y evitar que sean compradas por compañías de otros países.

"No quiero que los ciudadanos europeos se despierten dentro de unos meses y vean a las compañías europeas en manos extranjeras, adquiridas a precio de saldo", advirtió.

  • 1