Local

Zapatero es la apuesta

La mayoría de los diputados del PSOE quiere que se presente en 2012.

el 05 dic 2010 / 19:47 h.

TAGS:

José Luis Rodríguez Zapatero aplaude una intervención de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Los diputados del PSOE siguen viendo a José Luis Rodríguez Zapatero como su candidato predilecto para las próximas elecciones generales y están convencidos de que lo va a ser, pese a reconocer que la crisis no da tregua y al malísimo resultado cosechado en Cataluña.

Medio centenar de diputados socialistas encuestados por Efe bajo la condición de anonimato ofrecen su opinión sobre si Zapatero volverá a repetir como cartel electoral del PSOE y reflexionan sobre la conveniencia de que sea así o no. Algunos de los críticos con el actual líder socialista se atreven a ir más allá e incluso se pronuncian sobre quién debería ser el adversario de Mariano Rajoy en las próximas elecciones generales, previstas inicialmente para 2012.

La gran mayoría tiene "clarísimas" sus preferencias en cuanto a que Zapatero debe ser el candidato; y también abrumadoramente tienen la creencia de que lo será. Y eso pese a lo que dicen las encuestas. Un sondeo publicado ayer por el diario El País asegura que, de celebrarse ahora los comicios, el PSOE registraría su peor resultado, siendo la ventaja del PP de 18,8 puntos.

Según la encuesta de Metroscopia, el voto socialista cae al 24,3%, un descenso de 10 puntos en un mes. Entre quienes se inclinan por la candidatura de Zapatero se encuentra un histórico dirigente socialista, que resume en una categórica frase su parecer: "Hay que apostar a caballo ganador". Aunque este diputado ha censurado en público algunas de las políticas del Gobierno, especialmente su actuación en la crisis económica, no tiene dudas de que Zapatero es la mejor baza en unos comicios generales, habida cuenta de que ya ha resultado victorioso en las dos ocasiones en las que se ha presentado.

Un veredicto que comparten también otros dirigentes socialistas de generaciones más jóvenes. Así, un miembro de la dirección del grupo en el Congreso juzga que "no hay más opción". "Es el candidato indiscutible", sentencia un compañero de fatigas de Zapatero cuando hace diez años impulsaron Nueva Vía.

Dentro de los que creen que Zapatero será el cabeza de lista del PSOE también se encuentra un reducido número de parlamentarios que preferirían que no lo fuera. En este caso, un diputado describe su sentimiento con una sola palabra: "Resignación".

Rubalcaba, el plan B. Hay otra "corriente" más: los pocos que ni quieren ni esperan que lo sea. Paradójicamente, entre estas dos últimas líneas de opinión hay lo que en matemáticas se conoce como una "intersección de conjuntos": el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, es "la única alternativa posible". En lo que coinciden mayoritariamente unos y otros es en la utilidad de no seguir posponiendo el debate, un apremio que se ha hecho más patente tras la calamidad de las elecciones catalanas del pasado domingo.

  • 1