sábado, 16 febrero 2019
13:47
, última actualización
Local

Zapatero: "Felipe, de depre nada"

El PSOE se inyecta autoestima en la celebración del centenario del grupo parlamentario.

el 10 jun 2010 / 20:38 h.

TAGS:

José Luis Rodríguez Zapatero, junto a Felipe González.

El ex presidente del Gobierno Felipe González cerró ayer filas con los parlamentarios socialistas en apoyo a José Luis Rodríguez Zapatero, quien reclamó unidad para superar el mal momento que atraviesa el país y negó que exista "depre" en el PSOE o en La Moncloa.

Ambos dieron muestras de su mutuo respeto durante el acto celebrado en la Cámara Baja, para conmemorar la llegada hace cien años a las Cortes del fundador del PSOE y UGT, Pablo Iglesias, el primer socialista que se sentó en el Congreso.
Casi nada más empezar su intervención, Zapatero se encargó de diluir las hipotéticas tensiones con González al revelar el "cariñoso" mensaje que le envió al móvil el ex presidente tras anunciar el plan de ajuste: "Hoy más que nunca tienes todo mi apoyo. Gobernar es esto: tomar decisiones difíciles y duras".

Alrededor de 700 socialistas, entre antiguos parlamentarios, diputados y senadores en activo, miembros del Gobierno actual, ex ministros y dirigentes autonómicos se unieron en esta jornada para sacar pecho y reivindicar los valores fundamentales del PSOE. Unos valores que se asientan en la igualdad y la libertad y de los que creen que el Gobierno de Zapatero es "digno heredero", porque más allá de las contingencias, continúan siendo el eje de su acción política.
Aprovecharon también para subir su autoestima, en un momento muy delicado para el PSOE, cuya confianza electoral se intuye dañada debido a la crisis económica, y para recordar que todos los pilares del Estado de bienestar en España los han edificado los socialistas.

Durante su intervención, que cerró los festejos, Rodríguez Zapatero instó a los socialistas a mantener el "sentido de unidad, solidaridad y compañerismo", "bueno" para el PSOE y para el Gobierno, pero "fundamental" para la estabilidad del país.

Apoyo de González. Con anterioridad, Felipe González fue quien le echó el mayor capote al asegurar que, ante esta crisis "tan angustiosa" él se sitúa en la "militancia pura y dura" y que está más próximo y "disponible" que nunca, una declaración de principios que asumió que podía ser malinterpretada.

No faltaron palabras de ánimo, al apuntar que España tiene un PIB per capita "un poquito superior" al de Italia, y tampoco duras críticas a la "irresponsabilidad" del PP por tirar piedras contra nuestro propio tejado. "Aquí, si te ve la yugular al descubierto, el PP muerde sin compasión", alertó, antes de recetar a sus compañeros: "Vamos a taparnos la yugular y a trabajar, para que esperen no dos años, José Luis, sino para que esperen otros seis más".

El presidente del Gobierno también negó tajantemente la "depre colectiva" que González ha dicho detectar entre sus correligionarios y le replicó: "Felipe, de depre nada, no estamos nada deprimidos los socialistas".

Se ha mostrado así convencido de que sus compañeros seguirán ejerciendo su "responsabilidad" para superar la crisis y garantizar la estabilidad y el crecimiento del país.

  • 1