Local

Zapatero: 'Nadie puede imponer la fe, sólo respeto a la ley'

"Nadie puede imponer ni fe, ni moral, ni costumbres, sólo respeto a las leyes, que son el ADN de la democracia". El presidente del Gobierno volvió a lanzar una crítica velada contra las declaraciones de varios obispos en la concentración por la familia cristiana del 30 de diciembre. Foto: EFE.

el 14 sep 2009 / 22:20 h.

TAGS:

"Nadie puede imponer ni fe, ni moral, ni costumbres, sólo respeto a las leyes, que son el ADN de la democracia". El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, volvió a lanzar una crítica velada contra las declaraciones de varios obispos en la concentración por la familia cristiana del 30 de diciembre, en la que se criticó duramente al Gobierno y a sus leyes durante esta última legislatura.

Zapatero, en una conversación informal durante la celebración de la Pascua Militar, discrepó con las afirmaciones de los arzobispos de Madrid, Antonio María Rouco Varela, y Valencia, Agustín García-Gasco, porque "el desarrollo de las libertades individuales afianza la democracia". Además, puntualizó que sus quejas sólo son sobre los dos cardenales, ya que la concentración no era un pronunciamiento oficial de la Iglesia. En ese contexto, elogió las palabras "sensatas" del presidente de la Confederación Episcopal, Ricardo Blázquez, que pidió a los obispos que no miraran a derecha e izquierda.

Zapatero, que reiteró que discrepa "de manera profunda" con la opinión de García-Gasco -que dijo que las leyes sobre el matrimonio homosexual, el divorcio y el aborto disuelven la democracia-, apuntó que "afortunadamente" existe un pensamiento plural en la Iglesia.

El jefe del Ejecutivo insistió en que, independientemente del color político, cualquier Gobierno debería afirmar que la moral y la fe no se legislan y ha defendido la aconfesionalidad del Estado y la primacía de la sociedad civil.

Según relató, España no ha hecho más que progresar en el desarrollo de los derechos y las libertades de los ciudadanos y remarcó que un país que tiene una legislación que garantiza estos derechos no hace más que fortalecerlos. A su juicio, el Gobierno ha mantenido una actitud de diálogo y cooperación, y ha abogado por respetar los principios que fija la Constitución de 1978: La aconfesionalidad del Estado y las relaciones entre éste y la Iglesia.

  • 1